• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Santos: La destitución de alcalde Petro tuvo un costo político

Aunque el presidente Santos puede ganar las elecciones, requeriría de una segunda vuelta | Foto EFE

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos | Foto EFE

"Yo sabía que me iba a costar políticamente, pero no tenía otra alternativa", afirmó el presidente de Colombia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, confesó a Efe que su decisión de destituir al alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, supuso para él "un coste político" y adelantó que si es reelegido el 25 de mayo podría plantear una reforma para limitar el poder del procurador general.

"Sin duda alguna tuvo un coste político, yo sabía que me iba a costar políticamente, pero no tenía otra alternativa", afirmó Santos en Barranquilla en una entrevista con Efe durante una gira de campaña por el Caribe, donde dejó claro que lo que hizo fue cumplir con la Constitución.

El pasado 19 de marzo Santos retiró a Petro de la Alcaldía tras desoír las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que le había solicitado congelar el fallo dictado en diciembre por el procurador general, Alejandro Ordóñez, por el que destituyó e inhabilitó al alcalde a causa de una crisis de basuras.

Esa decisión generó una gran polémica en la capital, que se vio agudizada cuando días después un tribunal ordenó a Santos que lo restituyera de nuevo, y el mandatario acató esa orden.

Petro, del Movimiento Progresistas y exguerrillero del M-19, ganó las elecciones bogotanas en 2011 y desde el inicio apoyó, al igual que sus seguidores, el diálogo entre el Gobierno de Santos y la guerrilla de las FARC en Cuba.

Pero ese incidente derivó en manifestaciones callejeras en favor del alcalde y con ello Santos perdió buena parte del respaldo de la izquierda que apostaba por su propuesta de paz, razón por la que Santos reconoció haber sufrido un "coste político".

"La Constitución de nuestro país es la que me obliga a mí como presidente a actuar de cierta manera, yo juré cumplirla, y desde el principio dije 'van a ser la Constitución, las leyes de la República y las instituciones que tengo que defender las que van a guiar todas mis actuaciones', y así ha sido desde el primer momento hasta el último", afirmó.

"Yo no estoy por encima de la Ley -aseveró Santos-, por eso, como presidente de la República, como jefe de Estado, tengo además que dar ejemplo, así sean decisiones impopulares e incluso decisiones sobre las que a veces uno no está de acuerdo, pero la ley es la ley".

Al ser preguntado si de asumir un nuevo mandato estudiaría la posibilidad de reformar la Constitución para revisar el poder del procurador, respondió: "Sí, perfectamente, se puede hacer y yo hasta estaría de acuerdo".

A juicio del presidente, "un procurador que pueda destituir a una persona elegida popularmente va, dicen muchos, en contravía de derechos fundamentales acogidos por la justicia internacional", aclaró sobre el polémico caso Petro que ha acaparado la atención política en Colombia en plena campaña presidencial.

"Probablemente en unos años se cambie la ley para que eso no siga sucediendo", auguró el aspirante a la reelección, al reconocer el exceso de poder que le otorga la Constitución al procurador general, un puesto administrativo que se dedica a fiscalizar a los cargos públicos.

Ante este caso que se ha escapado de las manos, y que llevó a Petro a denunciar motivaciones políticas en su destitución e inhabilitación, Santos recordó que desde que llegó al poder en 2010 ha convivido hasta con seis alcaldes en Bogotá y de ellos tres desde diciembre pasado, cuando se hizo público el fallo del procurador.

"Lo que a mí no me gusta es destituir a nadie, aunque sea de un partido contrario al mío, pero Bogotá ha sufrido mucho con esta inestabilidad, lo que esto hace es paralizar las inversiones, las decisiones que afectan a una ciudad como Bogotá", aclaró.

El presidente colombiano hizo votos para que se normalice la situación en Bogotá y prometió estar "totalmente dispuesto a trabajar con el alcalde Petro" por el bien de los ciudadanos.