• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Santos asegura que en las negociaciones con las FARC no hay nada oculto

Juan Manuel Santos, presidente de Colombia | EFE

Juan Manuel Santos, presidente de Colombia | EFE

El jefe de Estado de Colombia ,Juan Manuel Santos,  subrayó que al dar a conocer los textos de los tres puntos del acuerdo de paz, el país sabe "exactamente lo que hemos venido negociando"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dijo hoy que en las negociaciones de paz del Gobierno con las FARC en Cuba no hay nada oculto y que con la publicación de lo acordado hasta el momento se eliminan las especulaciones por parte de quienes no quieren que el proceso siga avanzando.

Durante una visita a Valledupar, capital del departamento del Cesar, en el norte del país, el jefe de Estado subrayó que al dar a conocer los textos de los tres puntos del acuerdo de paz, el país sabe "exactamente lo que hemos venido negociando".

A mitad de semana, los negociadores del Gobierno y de las FARC divulgaron los borradores íntegros de los tres acuerdos parciales alcanzados en el proceso con el objetivo de dar una mayor "transparencia" y de frenar especulaciones "malintencionadas" sobre los diálogos.

"Aquí no hay cartas escondidas", aseveró Santos tras reiterar que las conversaciones en La Habana se celebran con toda la transparencia.

Los documentos publicados recogen los acuerdos preliminares sobre los temas de tierras, participación política y drogas ilícitas, los tres que ya fueron concluidos desde el inicio de los diálogos, en noviembre de 2012.

El cuarto punto de los cinco que incluye la agenda general del proceso, es el referente a víctimas, cuya discusión comenzó en agosto pasado, y queda por tratarse el del fin del conflicto, que incluye la "dejación de armas" por parte de la guerrilla y su desmovilización.

Santos dijo el miércoles que con la divulgación de los textos acordados hasta ahora las partes ponen fin a las especulaciones de críticos del proceso en el sentido de que en La Habana el Gobierno estaba negociando con la guerrilla el modelo económico, la doctrina militar o el futuro de las Fuerzas Armadas y de Policía.