• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Santos: Se agota el tiempo de los diálogos de paz

El presidente Juan Manuel Santos / AFP

El presidente Juan Manuel Santos / AFP

"Es el conflicto más viejo" de la región "y es hora de resolverlo (...) El tiempo se agota (...) Llevamos un año negociando (con las FARC) y la paciencia del pueblo colombiano y del mundo se está agotando", dijo el mandatario colombiano

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los presidentes de Colombia y Uruguay hicieron el lunes un llamado a las guerrillas colombianas a sellar la paz y poner fin a un conflicto que desangra a los colombianos.

"Este no es un problema solo de Colombia sino de América Latina y llegó la hora de ayudar a superar este conflicto", declaró el mandatario uruguayo José Mujica al reiterar su disposición a mediar en las negociaciones.

Mujica afirmó que en América Latina hay una "atmósfera de apoyo y comprensión (hacia Colombia) que nunca hemos tenido".

"Es el conflicto más viejo" de la región "y es hora de resolverlo", acotó Santos luego de reunirse con su colega uruguayo.

"El tiempo se agota", añadió. "Llevamos un año negociando (con las FARC) y la paciencia del pueblo colombiano y del mundo se está agotando".

Las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) son la organización guerrillera más grande de Colombia, país que vive un conflicto armado interno de medio siglo.

Santos dijo asimismo que su gobierno está dispuesto a iniciar negociaciones con la segunda guerrilla más grande de su país, el ELN (Ejército de Liberación Nacional). "Depende de ellos que el diálogo se lleve a cabo", señaló.

Mujica, por su parte, dijo que "nuestra casa tiene las puertas abiertas" suponiendo que le pidiesen ser sede de ese diálogo. "De necesitarse, no tendríamos ningún problema de costo político".

Cuando se le preguntó a Mujica si se ofrecía como mediador, el mandatario, un ex guerrillero de 78 años, dijo que la mediación "ya existe". Se refería al diálogo que mantuvo recientemente con dirigentes de las FARC en La Habana, sede de las negociaciones entre esa fuerza y el gobierno colombiano.