• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Sanders y Trump, las figuras incómodas

Los fuera de juego capitalizan la campaña | Ilustración Lemus

Los fuera de juego capitalizan la campaña | Ilustración Lemus

El demócrata Bernie Sanders y el republicano Donald Trump se han convertido en los antiestablishment para sus partidos y para el resto de los aspirantes a la Casa Blanca. Han manifestado su deseo de cambiar la manera de hacer política de Washington. John Hudak, experto en Campañas Electorales del Instituto Brookings, opina que si consiguen la nominación se convertirán en “un dolor de cabeza”  para sus propias organizaciones políticas porque son débiles para ir a los comicios generales de noviembre

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Bernie Sanders
Bernie Sanders, aspirante a la nominación del Partido Demócrata, es uno de los pocos políticos de Estados Unidos que se identifica como un demócrata socialista, paradigma satanizado por la sociedad estadounidense tradicionalmente conservadora, pero que a pesar de esto ha logrado tener aceptación ante una contrincante como la ex secretaria de Estado Hillary Clinton.

John Hudak, experto en Campañas Electorales del Instituto Brookings, señala que el ajustado resultado en las primarias en Iowa en las que Clinton lo superó por  3 décimas (49,9-49,6) dan energía y una nueva fe encontrada a Sanders ante la posibilidad de vencer a la aspirante demócrata.

Sanders, de 74 años de edad, es un personaje multifacético: Ha sido carpintero, documentalista e incluso ha publicado un álbum de música folk. Este perfil puede explicar su conexión con los jóvenes y el apoyo que ha recibido de músicos y artistas de Hollywood. Pertenece al ala más progresista y de izquierda del Partido Demócrata. En los años sesenta estuvo en contra de las políticas de segregación, ha sido siempre un defensor de un sistema de salud gratuito y asequible, y aboga porque la educación universitaria en su país sea totalmente gratuita.

“Deberíamos ver la experiencia de países como Dinamarca, Suecia y Noruega y aprender de lo que han logrado para la clase trabajadora”, dijo en un debate refiriéndose al modelo de bienestar de los Estados escandinavos.

“Bernie Sanders tiene posiciones muy de socialdemócrata, sus propuestas son muy estatistas, muy de protección social que se acerca a la izquierda democrática europea, pero que lo aleja totalmente del debate de Estados Unidos. Puede emocionar y conectar con las élites intelectuales como los Kennedy o los seguidores de Obama, en ese sentido puede considerarse antiestablishment”, destacó Kenneth Ramírez, internacionalista y profesor de la UCV.

Hudak, al contrario, considera que el senador de Vermont no lo es. “Sanders es un independiente pero ha estado en el Congreso alrededor de 25 años, tiene mucha experiencia, vota con los demócratas y sigue la línea del partido la mayoría de las veces. Por mucho que el senador Sanders no quiera creerlo, él pertenece al establishment demócrata”, afirmó el analista del Instituto Brookings.

Donald Trump
El magnate opta por la nominación como candidato presidencial del Partido Republicano. Es un personaje polémico que recientemente acusó a los mexicanos de violadores y dijo que debería negarse la entrada a Estados Unidos a todos los musulmanes. Es un empresario de 69 años de edad sin carrera política, conocido internacionalmente porque era dueño del concurso Miss Universo y por su reality show El aprendiz. En 2015, entre burlas e incredulidad, anunció su postulación a la Presidencia,  sin embargo, desde un principio ha encabezado las encuestas. Pese a su popularidad sufrió su primer revés en la asamblea popular de Iowa ante su rival republicano, Ted Cruz.

“Trump ha basado toda su campaña vendiéndose como un ganador, como alguien que será un presidente muy exitoso porque él ha sido un triunfador toda su vida. La pérdida de Iowa daña esa imagen. Como no ha construido su campaña en ideas o en políticas de Estado sino en su identidad personal, en su marca, esa derrota lo afecta significativamente”, expuso el experto en Campañas Electorales del instituto Brookings en Estados Unidos John Hudak.

Una muestra de su excesiva confianza fue cuando dijo en un rally en enero pasado: “Podría estar en el medio de la 5ta Avenida y disparar a alguien y no perder votantes”.

El internacionalista y profesor de la UCV Kenneth Ramírez señaló que Trump se ha convertido en un personaje incómodo dentro del Partido Republicano por sus puntos de vistas, de extrema derecha, sus estridencias, sus insultos a presentadores de TV y por hablar en contra de los inmigrantes (tema difícil el partido).

“Trump es un candidato antiestablishment en diferentes maneras: no tiene bagaje político, sus ideas son muy dispersas y no van en línea con la ideología del Partido Republicano. Donald Trump cree en lo que él quiere y eso a veces refleja lo que quiere el partido y otras no”, destacó Hudak.