• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Rusia suspende ensayos de misiles intercontinentales y submarinos atómicos

Misil | AFP

Misil | AFP

"Alexandr Nevski", el orgullo del arsenal nuclear ruso, sufrió un fallo en el sistema de mando cuando llevaba menos de dos minutos de vuelo autónomo, tras abandonar la plataforma de lanzamiento submarina

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Gobierno ruso ordenó suspender los ensayos de los misiles intercontinentales Bulavá y de dos de los submarinos atómicos que los portarán este sábado, tras un lanzamiento fallido.

Según un portavoz del Ministerio de Defensa ruso, "la víspera en el Mar Blanco durante unas pruebas del submarino atómico 'Alexandr Nevski' se lanzó un misil Bulavá rumbo al polígono de Kura en la península de Kamchatka" (Lejano Oriente).

Por este motivo, agregó el ministro de Defensa, Serguéi Shoigu, se decidió suspender todos los ensayos con el "Alexandr Nevski" y el también submarino atómico de cuarta generación "Vladímir Monomaj", y los próximos cinco lanzamientos del Bulavá para revisar sus parámetros técnicos.

La comisión de investigación que intentará esclarecer las causas del fallo estará encabezada por el jefe de la Armada rusa, el almirante Víctor Chirkov, precisó.

Recientemente, el Presidente ruso, Vladímir Putin, ordenó la puesta en servicio este año de otros tres submarinos atómicos de cuarta generación, dos de ellos equipados con Bulavá.

Entre ellos figurarían el "Vladímir Monomaj" y el "Alexandr Nevski" que pertenecen al proyecto 955, código Borey, en el marco del que deben construirse otros cinco submarinos de cuarta generación.

"Lamentablemente, la construcción de buques de superficie y submarinos y la realización de los ensayos se retrasan, al igual que ocurre con el armamento que deben portar", dijo entonces el jefe del Kremlin.

Putin recordó que en 2012 entró en servicio el "Yuri Dolgoruki" -proyecto 955- y se modernizaron los sumergibles equipados con misiles "Novomoskovsk" y "Verjoturie".

La Armada rusa tenía previsto comenzar la producción en serie de los Bulavá en 2009, pero los repetidos fallos la hicieron cambiar de planes de un proyecto que, según la prensa, ha costado al Estado ruso una gran parte de su gasto en Defensa desde 1998.

Los Bulavá llevan hasta diez ojivas de guiado individual, tienen 8.000 kilómetros de alcance y, según Moscú, pueden burlar cualquier escudo antimisiles, incluido el estadounidense.

El misil R30 3M30 Bulavá-30 (SS-NX-30, según la clasificación de la OTAN, y RSM-56 en los tratados internacionales) es una versión naval del misil balístico intercontinental con emplazamiento en tierra, Tópol.

Rusia confía en que los Tópol y los Bulavá le permitan mantener la paridad nuclear con EE UU por lo menos durante el próximo medio siglo.

Los submarinos nucleares, la aviación estratégica y los misiles intercontinentales conforman la tríada nuclear rusa en el programa de rearme ruso, que contempla el gasto de unos 700.000 millones de dólares en armamento hasta 2020.