• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Rusia pone en duda la permanencia de Brahimi como mediador para Siria

El mediador internacional para Siria, Lajdar Brahimi / Reuters

El mediador internacional para Siria, Lajdar Brahimi / Reuters

La Cancillería rusa considera que las decisiones de la Liga Árabe "son contrarias a derecho e inconsistentes, dado que el Gobierno de Siria fue y es el representante oficial de un Estado miembro de la ONU"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, puso hoy en duda la permanencia de Lajdar Brahimi como mediador internacional para Siria tras la decisión de la Liga Árabe de aceptar en su seno a la principal alianza opositora siria.

"Surgen grandes dudas sobre el mandato de Lajdar Brahimi, quien hasta la cumbre de Doha era el representante de la Liga Árabe y la ONU para promover los contactos entre el Gobierno y la oposición siria", dijo Lavrov, citado por las agencias locales.

Lavrov subrayó que, tras la XXIV cumbre de la Liga Árabe en la que ese organismo ha cedido a la Coalición Nacional Siria (CNFROS) el asiento de Damasco, que fue suspendido como miembro en 2011, no ve cómo Brahimi puede continuar ejerciendo su cargo.

"Uno de los creadores del mandato, la Liga Árabe, anuncia que el único representante legítimo (de Siria) es la CNFROS, que no habrá negociaciones y que se armará a aquellos que quieren derrocar al régimen" sirio de Bachar al Asad, dijo.

En su opinión, "la Liga Árabe ha renunciado al proceso de paz, y la decisión de que la CNFROS es el único representante legítimo del pueblo sirio borra todos los esfuerzos, incluido el Acuerdo de Ginebra del 30 de julio del pasado año".

"Se intenta decidir el destino de Siria fuera de sus fronteras en reuniones entre representantes de países extranjeros y la oposición siria exterior y se ignora completamente la opinión de aquellos que piensan que el Gobierno y la oposición interna también representan a alguien. Esto nos preocupa", aseveró.

Lavrov considera que de esta forma, para la Liga Árabe el régimen de Al Asad y el resto de estructuras opositoras que operan en territorio sirio son ilegales.

Además, puso en duda la legalidad de la decisión del organismo panárabe, argumentando que para expulsar a uno de los países miembros se necesita consenso, cuando Argelia e Irak se opusieron y el Líbano se abstuvo.

La Cancillería rusa considera que las decisiones de la Liga Árabe "son contrarias a derecho e inconsistentes, dado que el Gobierno de Siria fue y es el representante oficial de un Estado miembro de la ONU".

En la resolución final de la cumbre de Doha, los países árabes defendieron su derecho a "prestar los medios de autodefensa, inclusive militares, para apoyar al pueblo sirio y al Ejército Libre Sirio".

Aunque, el documento matizó que el suministro de armas no implica que se cancelen los esfuerzos para lograr una solución política al conflicto, que para el organismo sigue siendo una prioridad.