• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Rusia saca músculo en medio de la grave crisis ucraniana

La orden del jefe del Kremlin de poner en alerta las unidades militares en oeste y centro de Rusia, incluidas zonas próximas a Ucrania, para comprobar su "disposición de combate", provocó una enérgica reacción de Estados Unidos por boca de su secretario de Estado, John Kerry

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Rusia ha lanzado unos imponentes y sorpresivos ejercicios militares en medio de la grave crisis en Ucrania, coincidencia que cuesta no interpretar como un acto de intimidación contra las nuevas autoridades ucranianas, pese a sus declaraciones de que no tienen nada que ver con la situación en el vecino país.

"La aviación interceptora patrulla de manera permanente el espacio aéreo en las zonas fronterizas (occidentales) del país", informó hoy el Ministerio ruso de Defensa sobre la marcha de las maniobras militares ordenadas ayer por el presidente ruso, Vladímir Putin, que han suscitado preocupación en Ucrania y en la comunidad internacional.

La orden del jefe del Kremlin de poner en alerta las unidades militares en oeste y centro de Rusia, incluidas zonas próximas a Ucrania, para comprobar su "disposición de combate", provocó una enérgica reacción de Estados Unidos por boca de su secretario de Estado, John Kerry.

"Estamos dejando claro que todos los países deben respetar la integridad territorial, la soberanía de Ucrania", declaró Kerry en alusión a la exhibición de fuerza rusa, aunque recalcó que Washington no busca la confrontación con Moscú.

La tensión se disparó hoy con la toma por un grupo armado prorruso de las sedes del Gobierno y Legislativo de la república autónoma ucraniana de Crimea, península de mayoría rusohablante y donde está la principal base de la Flota rusa del Mar Negro.

La península de Crimea, con unos dos millones de habitantes, de los cuáles casi un 60 por ciento son rusos étnicos, un 25 por ciento ucranianos y un 12 por ciento tártaros, ha sido la permanente manzana de la discordia entre Moscú y Kiev desde la caída de la Unión Soviética.

Muchos rusos, tanto de la península ucraniana como en Rusia, no se conforman hasta hoy con la decisión adoptada en 1954 por el mandatario soviético Nikita Jrushov, ucraniano, de ceder ese territorio ruso a Ucrania en señal de amistad entre ambos pueblos.

La caída del régimen del presidente ucraniano, Víkor Yanukóvich, supone sin duda un duro revés para Moscú, ya que siembra serias dudas sobre el futuro de la principal base de la Flota rusa, emplazada en el puerto ucraniano de Sebastópol.

Fue precisamente Yanukóvich quien nada más llegar al poder en 2010 firmó un tratado con Moscú para prorrogar la permanencia de la base naval rusas otros 25 años, hasta 2042, decisión duramente criticada por las mismas fuerzas que lo depusieron la semana pasada.

Mientras, las palabras del titular ruso de Defensa, Serguéi Shoigú, de que los ejercicios, en los que participan tropas de tierra, blindados, fuerzas aerotranportadas, buques y diversas ramas de la aviación, no tienen nada que ver con la situación en el vecino país no han tranquilizado a la comunidad internacional.

Los ministros de Defensa de la OTAN expresaron hoy su apoyo a la soberanía, independencia e integridad territorial de Ucrania y subrayaron que su estabilidad y compromiso con la democracia es "clave" para la seguridad euroatlántica.

El secretario general de la Alianza Atlántica, Anders Fogh Rasmussen, manifestó hoy personalmente su preocupación por la situación en Crimea y pidió a Rusia que evite cualquier movimiento que pueda incrementar la tensión en la zona y crear confusión.

"Estoy preocupado por los acontecimientos en Crimea. Pido a Rusia que no emprenda ninguna acción que pueda escalar la tensión o crear malentendidos", escribió Rasmussen en su cuenta de Twitter.

Desde Kiev, el presidente interino de Ucrania, Alexandr Turchínov, advirtió hoy al mando de la Flota rusa del Mar Negro de que todo movimiento de tropas rusas en Crimea que no esté contemplado en los acuerdos ruso-ucranianos será considerado un "acto de agresión".

En Moscú, donde ya se da por hecho que Yanukóvich está refugiado en Rusia, la cancillería admitió que se han producido unos movimientos de efectivos rusos en Crimea, pero recalcó que todos esos desplazamientos están amparados por el acuerdo con Ucrania.