• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Rusia conmemora decimotercer aniversario de la tragedia del submarino "Kursk"

Numerosas misas conmemorativas se han oficiado en las iglesias ortodoxas en Sevastopol, Kursk, Severodvinsk y otras ciudades donde yacen los cuerpos de las víctimas del que es considerado el segundo accidente más grave en la historia de los submarinos rusos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Rusia recuerda el decimotercer aniversario de la tragedia del submarino nuclear "Kursk", que se hundió en 2000 en el mar de Bárents, en el Ártico ruso, con 118 marineros a bordo.

Numerosas misas conmemorativas se han oficiado en las iglesias ortodoxas en Sevastopol, Kursk, Severodvinsk y otras ciudades donde yacen los cuerpos de las víctimas del que es considerado el segundo accidente más grave en la historia de los submarinos rusos.

La capital zarista de San Petersburgo acogió este lunes el mayor rendimiento de honores militares a los fallecidos, sobre todo en el cementerio Serafímovskoye, donde está enterrada la mayor parte de los tripulantes del buque.

La vecina Bielorrusia también recordó a las víctimas de la tragedia, algunas procedentes de exrepúblicas soviéticas, con una misa en la Iglesia de Todos los Santos de Minsk, donde hoy se colocó un fragmento del revestimiento del submarino.

El "Kursk", uno de los submarinos estratégicos más potentes de la Armada rusa, se hundió en el mar de Bárents el 12 de agosto de 2000 durante unas maniobras navales por la explosión de sus torpedos, según la versión oficial.

Conforme a la Fiscalía rusa, el hundimiento no se habría producido si el mando naval no hubiese cometido el error de enviarlo a las maniobras sin antes descargar sus torpedos y misiles de combate.

El submarino se fue a pique después de que una primera detonación hiciera estallar toda su dotación de torpedos, destruyó la proa y el puesto de mando y abrió un enorme boquete en el casco.

Sin embargo, muchos expertos ponen en duda la versión oficial e insisten en que el buque se hundió torpedeado erróneamente por un submarino de la OTAN, lo que el presidente ruso, Vladímir Putin, supuestamente ocultó para evitar un grave conflicto con Estados Unidos.