• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

De la Rúa pidió absolución en alegato final en juicio por soborno

Fernando De La Rúa, ex presidente argentino/ AFP

Fernando De La Rúa, ex presidente argentino/ AFP

El ex presidente argentino aseguró que es una "gran mentira" la acusación de que él haya admitido como mandatario que se "comprara una ley", en referencia a un polémica reforma laboral aprobada en 2000, que era fuertemente resistida por los sindicatos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El ex presidente argentino Fernando de la Rúa (1999-2001) pidió hoy su absolución al hacer su alegato final en el juicio oral que se le sigue por el supuesto pago de sobornos en el Senado en 2000.

Al intervenir ante el tribunal, De la Rúa aseguró que es una "gran mentira" la acusación de que él haya admitido como mandatario que se "comprara una ley", en referencia a un polémica reforma laboral aprobada en 2000, que era fuertemente resistida por los sindicatos.

Para el ex presidente, la causa judicial por el presunto pago de sobornos a senadores del entonces opositor Partido Justicialista (PJ, peronista) para aprobar la reforma laboral "fue una maniobra que fue creciendo como un inmenso globo y culminó luego con la renuncia del vicepresidente (Carlos Álvarez)".

Esa "maniobra", a su juicio, concluyó en diciembre de 2001, con su renuncia y escondía "intereses políticos y económicos para licuar deudas", lo que de hecho se concretó en 2002 con el fin del sistema de convertibilidad entre el peso y el dólar estadounidense.

En la misma jornada de alegatos finales, el exsecretario parlamentario Mario Pontaquarto, un "arrepentido" que confesó haber llevado él mismo una maleta con el dinero para el pago de sobornos, ratificó su versión.

Insistió en que hubo un reunión en la sede del Ejecutivo argentino en la que, "en presencia del señor presidente, se acordó pagar sobornos".

De la Rúa, que negó la versión de Pontaquarto, dijo ante los jueces tener "un dolor intolerable" pero "no odio".

"Mi indignación es por mezclarme en una causa sobre corrupción, porque la combatí toda la vida, la detesto", aseguró De la Rúa.

"Esto es un manoseo, humillación, vergüenza. Esto me duele; que vengan a ofender el honor y buen nombre de quien accedió al máximo honor que puede dispensar la Patria. Vengo a defender la institución presidencial y al Senado", insistió el expresidente, miembro de la Unión Cívica Radical.

El Ministerio Público Fiscal ha solicitado en este juicio una pena de seis años de prisión para De la Rúa, imputado como presunto coautor del delito de cohecho activo agravado.

La Fiscalía solicitó igual condena para quien fuera director de la Secretaría de Inteligencia del Estado (servicio secreto) Fernando de Santibáñez, y para los ex senadores peronistas Alberto Tell, Augusto Alasino y Remo Constanzo.

En tanto, la Fiscalía solicitó la absolución del ex ministro de Trabajo Alberto Flamarique y del ex senador Ricardo Branda y pidió una condena a un año y medio de prisión para Pontaquarto.

El juicio seguirá el martes próximo, con las últimas palabras de los demás acusados, y para el 23 de diciembre está previsto que los jueces den a conocer su veredicto.

La Cámara Federal de Apelaciones de Buenos Aires consideró en 2009 que el pago de sobornos en el Senado en 2000 para aprobar una reforma laboral "fue un acto del Gobierno liderado por Fernando de la Rúa como presidente".

En noviembre de 2007, el ex secretario Pontaquarto confirmó en un careo judicial con De la Rúa que el hoy ex gobernante dio el visto bueno al pago de sobornos por 4,3 millones de dólares a senadores para que se aprobara la ley.

El proceso oral, que se inició el 14 de agosto de 2012, es el segundo juicio contra un ex mandatario democrático argentino desde la última dictadura (1976-1983).

En junio pasado, el ex presidente Carlos Menem (1989-1999) fue condenado a siete años de prisión por un presunto contrabando de armas a Croacia y Ecuador, aunque por su condición de senador no tendrá que ingresar en la cárcel.