• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Rousseff niega que subasta de mayor yacimiento de petróleo sea privatización

La presidenta brasileña Dilma Rousseff y su homólogo de Estados Unidos, Barack Obama, protagonizaron la primera parte de la sesión de este martes, que tras un intermedio de una hora, entregará la palabra al nuevo presidente de Irán, Hassan Rohani | REUTERS

La presidenta brasileña Dilma Rousseff | REUTERS

"Por los resultados de la subasta, el 85 % de toda la renta que va a ser producida en el campo de Libra va a pertenecer al Estado brasileño y a Petrobras. Eso es bien diferente a la privatización", dijo Dilma Roussef

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, aseguró hoy que la concesión de la explotación del campo de Libra, el mayor yacimiento petrolero hallado en el país, a cuatro grandes empresas que se unieron a la brasileña Petrobras "es bien diferente a la privatización".

"Por los resultados de la subasta, el 85 % de toda la renta que va a ser producida en el campo de Libra va a pertenecer al Estado brasileño y a Petrobras. Eso es bien diferente a la privatización", dijo la jefa del Estado en un mensaje en cadena de radio y televisión.

La subasta, realizada en un hotel de Río de Janeiro, se produjo en medio de protestas protagonizadas por centenares de manifestantes que consideran que esta adjudicación supone una "privatización" de la riqueza petrolera del país.

El consorcio vencedor, el único que presentó una oferta, está integrado por la francesa Total (20 %), la anglo-holandesa Shell (20 %), las chinas China National Corporation (10 %) y China National Offshore Oil Corporation (10 %) y la estatal brasileña Petrobras (40 %), cuya participación estaba garantizada por ley.

Este consorcio fue el único que pujó en la subasta y ofertó entregarle al Estado un 41,65 % del petróleo excedente (es decir del que sobra una vez descontados los costos de producción), el mínimo exigido por el Gobierno.

Para Rousseff la adjudicación realizada hoy garantiza el "equilibrio justo" entre los intereses del Estado brasileño, los beneficios de Petrobras y los de las grandes empresas extranjeras.

"Las empresas privadas aliadas también serán beneficiadas, ya que, al producir esa riqueza van a obtener beneficios significativos, compatibles con el riesgo asumido con las inversiones que están realizando en el país. No podía ser diferente", aclaró.

La presidenta brasileña señaló que Brasil continúa abierta a la inversión nacional y extranjera, al tiempo que precisó que "respeta contratos y preserva su soberanía".

La mandataria también subrayó los avances sociales que los recursos del yacimiento podrán traer para brasil, ya que, según explicó, la gran parte de los beneficios irán dirigidos al área de educación y sanidad.

"Bastaría una aplicación correcta de estos recursos para que (el campo de) Libra produzca, en los próximos años, una pequeña revolución, benéfica, transformadora, en nuestro país", recalcó