• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Rousseff llama "fascistas" a los actos vandálicos en las manifestaciones

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff / Reuters

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff / Reuters

La mandataria dijo que las autoridades deben "cohibir" esas protestas y a las personas que participan en ellas, de los que dijo que "no son democráticos" y que, al causar daños, "no hacen uso de su derecho de manifestación"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, calificó hoy de "fascistas" a los actos vandálicos que ocurren con frecuencia en las manifestaciones de los últimos meses, que han sucedido en ciudades de todo el país.

"Debemos repudiar integralmente el uso de la violencia y, más que el uso de la violencia en estas manifestaciones, el hecho de que las personas se están tapado las caras y destruyen la propiedad pública y privada, causan lesiones y no muestran la civilización ni la libertad de la democracia, sino la barbarie", dijo Rousseff en una entrevista a radios locales.

La mandataria dijo que las autoridades deben "cohibir" esas protestas y a las personas que participan en ellas, de los que dijo que "no son democráticos" y que, al causar daños, "no hacen uso de su derecho de manifestación".

"Nos tenemos que responsabilizar para no dejar que la democracia en Brasil se confunda con este tipo de acción violenta y bárbara", dijo Rousseff y, a renglón seguido, agregó el calificativo "fascista".

Este jueves, el Gobierno brasileño firmó un acuerdo con los cuerpos de policía de Sao Paulo y Río de Janeiro para crear un equipo de inteligencia para combatir a los manifestantes violentos.

La mayoría de los actos vandálicos, como la destrucción de mobiliario público, ataques a sucursales bancarias y a autobuses, están siendo cometidas por grupos que se identifican como anarquistas y que son conocidos por usar las tácticas de manifestación de "black bloc".

El "black bloc" o "bloque negro" es una estrategia que se caracteriza por el uso de ropas negras y máscaras en las manifestaciones para impresionar a la policía y para evitar que esta pueda identificar a quien participa en la protesta.

Ese tipo de táctica surgió hace tres décadas en Europa y ha sido ampliamente usada por los grupos antiglobalización y comenzó a usarse en Brasil con el estallido de las protestas el pasado junio.