• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Rousseff invitará al papa Francisco a Brasilia en julio

Dilma Rouseff con el Papa Francisco | EFE

Dilma Rouseff con el Papa Francisco | EFE

Rousseff asistió el pasado martes en el Vaticano a la misa que supuso el inicio del pontificado de Francisco, con quien tuvo una audiencia privada al día siguiente, antes de regresar a Brasil

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, invitará al papa Francisco a hacer una visita a Brasilia en julio próximo, cuando el pontífice viajará a Río de Janeiro para asistir a la Jornada Mundial de la Juventud, informaron hoy fuentes oficiales.

"La invitación aún debe ser formalizada, pero será hecha", dijo a periodistas el ministro de la Secretaría de la Presidencia, Gilberto Carvalho.

Rousseff asistió el pasado martes en el Vaticano a la misa que supuso el inicio del pontificado de Francisco, con quien tuvo una audiencia privada al día siguiente, antes de regresar a Brasil.

La jefa de Estado dijo en Roma que el papa argentino le confirmó su asistencia a la Jornada Mundial de la Juventud, que se celebrará en Río de Janeiro entre los próximos 23 y 28 de julio, y que además le adelantó su intención de visitar la basílica de Aparecida, en el vecino estado de Sao Paulo.

Según Carvalho, Rousseff ha pensando ahora en que le extenderá también una invitación para hacer una visita oficial a Brasilia, en su condición de jefe de Estado del Vaticano.

"La presidenta quedó muy impresionada con la disposición del papa para apoyar programas de combate a la pobreza y cree que se puede establecer una sociedad efectiva entre el Gobierno y la iglesia en esa cuestión", dijo el ministro.

El único papa que hasta hoy ha visitado la capital brasileña, que se construyó desde la primera piedra y se inauguró el 21 de abril de 1960, fue Juan Pablo II, quien lo hizo en dos de sus tres viajes a Brasil.

La primera vez fue en 1980, cuando el país estaba gobernado por una férrea dictadura y fue recibido por el general Joao Figueiredo, entonces presidente del país.

Eso no impidió que Juan Pablo II tuviera algunos gestos en favor de la democratización del país, como en la época muchos consideraron que fue un encuentro que mantuvo con el entonces sindicalista Luiz Inácio Lula da Silva, uno de los más férreos adversarios del régimen militar y quien finalmente llegó al poder en las elecciones de 2002.

La segunda visita de Juan Pablo II a Brasilia fue en octubre de 1991, cuando le recibió el presidente Fernando Collor de Mello, quien un año después se vio obligado a renunciar en medio de un grave escándalo de corrupción.