• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Rousseff destacó resultados de la lucha contra el tráfico de armas en la frontera brasileña

Dilma Rousseff ante las Naciones Unidas / REUTERS

Dilma Rousseff, mandataria de Brasil / REUTERS

La presidenta de Brasil aseguró que su gobierno continuará "actuando con mucha firmeza para proteger" sus fronteras y la población

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, destacó el lunes los resultados de la operación militar en curso contra el tráfico de armas y drogas en la frontera con los países vecinos que en un año y medio logró el decomiso de 360 toneladas de droga.

"Continuaremos actuando con mucha firmeza para proteger nuestras fronteras y nuestra población", dijo Rousseff en su programa semanal de radio, en el que también destacó la cooperación con los países de la región en ese sentido.

El combate al crimen en la frontera "ha exigido una presencia fuerte del gobierno", añadió.

Rousseff informó que el año y medio de las operaciones Agata y Sentinela, como se conocen las acciones militares periódicas en la frontera, se ha saldado con el decomiso de 360 toneladas de drogas, 2.200 armas, 280.000 municiones y 20 toneladas de explosivos.

En ese período, destacó, también fueron desarticuladas 65 organizaciones criminales y detenidas más de 20.000 personas.

Esos operativos han servido para poner en uso los flamantes aviones aéreos no tripulados recién adquiridos por Brasil.

Brasil tiene una frontera de más de 16.000 km con diez países de Sudamérica, 9.000 de ellos fluviales, con Argentina, Bolivia, Colombia, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay, Venezuela y la Guayana francesa.

En esta gigantesca extensión "hay regiones de difícil acceso como la Amazonía. Y los criminales eligen las regiones más vulnerables de nuestra frontera para el tráfico de armas y drogas, y el contrabando", destacó Rousseff.

La presidenta lanzó en junio de 2011 un plan estratégico para la movilización periódica en las fronteras de contingentes militares apoyados por blindados, aviones y lanchas para sorprender a los traficantes.