• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Rousseff denunciará ante la ONU que es víctima de un “golpe”

La mandataria sostuvo que no hay causa real que justifique la salida del cargo | Foto EFE

La mandataria tiene programado emitir un discurso de cinco minutos en la instancia internacional sobre la firma del Acuerdo de París

La Presidencia será ocupada en forma interina por el vicepresidente Michel Temer, considerado por la mandataria como "uno de los jefes de la conspiración"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La presidente de Brasil, Dilma Rousseff, viajará hoy a Nueva York para denunciar ante la Organización de Naciones Unidas que es víctima de un golpe parlamentario por parte de la oposición brasileña, informó O’Globo.

Formalmente, la mandataria prevé emitir un discurso de cinco minutos mañana en la instancia internacional sobre la firma del Acuerdo de París de Cambio Climático, en cuyas negociaciones Brasil participó activamente pero, de acuerdo con los medios brasileños, la ocasión servirá para queRousseff exponga la crisis en la que se encuentra de su país y asuma la defensa de su mandato.

La presidente tiene planes de regresar a Brasilia mañana en la noche. Hoy y mañana su cargo será ocupado en forma interina por el vicepresidente Michel Temer, uno de los promotores del juicio político en contra de la mandataria y que es considerado por Rousseff como "uno de los jefes de la conspiración".

Postergan decisión. El Supremo Tribunal Federal de Brasil postergó ayer la decisión sobre el bloqueo que impide al ex presidente Lula asumir como ministro del gobierno de Dilma Rousseff.

“Por mayoría, la corte deliberó en el sentido de postergar el juzgamiento", declaró el presidente del STF, Ricardo Lewandowski, después de que uno de los 11 magistrados del panel pidió que todos los recursos recibidos sobre el mismo caso fueran tratados posteriormente en una sola sesión.

El tribunal no fijó fecha para deliberar sobre el caso de Lula da Silva, figura representativa de la izquierda y padre del llamado milagro socioeconómico brasileño de la década pasada, que fue nombrado el 16 de marzo ministro jefe de la Casa Civil -una suerte de jefatura de gabinete- para salvar a Rousseff de un proceso de destitución que en ese momento estaba en ciernes en la Cámara de Diputados, finalmente aprobado el domingo y enviado al Senado, pero que poco después un juez del STF dejó en suspenso la asunción al sospechar que se trataba de un subterfugio para entorpecer una investigación de la justicia ordinaria que buscaba determinar si Lula se benefició de una red de corrupción en Petrobras y protegerlo con fueros privilegiados de un potencial pedido de detención.

Con la medida adoptada por el STF ayer, la eventual habilitación para que asuma podría llegar demasiado tarde para Rousseff. El ex presidente (2003-2010) debía incorporarse al gobierno para batallar contra el proceso de destitución que, si es ratificado a mediados de mayo por el Senado, separaría transitoriamente a Rousseff de su cargo por 180 días a la espera de una sentencia final. En ese caso, su ex aliado y ahora rival, el vicepresidente Michel Temer, asumirá el poder inmediatamente.

Lula, aún sin el cargo, intentó articular fuerzas para impedir que el proceso contra Rousseff avanzara en la Cámara Baja y se dedicó por entero a tratar de convencer a diputados de que frenaran el trámite. Sin embargo, su fracaso fue mayúsculo. El domingo, la Cámara de Diputados, por una aplastante mayoría de 367 votos frente a 137, aprobó que el trámite avanzara hasta la instancia decisiva del Senado que debe fijar posición en mayo. 

El dato

El ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva ganaría la primera vuelta de las elecciones presidenciales de 2018 con 21% de los votos, según un sondeo de Datafolha, por delante de la ecologista Marina Silva (19%) y del líder de la oposición Aecio Neves (17%), derrotado por Rousseff en 2014, y del actual vicepresidente Michel Temer (1 a 2%).