• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Rousseff concedió créditos adicionales para evitar abandono

Apenas 10% de los brasileños considera que el gobierno es "óptimo o bueno", mientras que 80% no confía en la mandataria

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La presidente de Brasil, Dilma Rousseff, debilitada por la deserción del principal aliado de la coalición de gobierno y con una popularidad en mínimos, trata de impedir su destitución por el Congreso.

El Partido Movimiento Democrático Brasileño, del vicepresidente Michel Temer, centrista, oficializó el martes la ruptura de la alianza con el Partido de los Trabajadores de Rousseff y dio su apoyo al impeachment impulsado por la oposición, que acusa a la mandataria de  manipular de las cuentas públicas.

Rousseff intentó ayer retener a algunos de los seis ministros del PDMB al tiempo que abrió negociaciones con otras formaciones. Su primer movimiento fue conceder "créditos extraordinarios" para seis ministerios, entre los que están los de Agricultura y Ciencia y Tecnología, controlados por el PMDB y cuyos titulares, Katia Abreu y Celso Pansera, dieron a entender que pudieran no acatar la decisión del partido, que implica entregar los cargos antes del 12 de abril. El PMDB ocupa también las carteras de Minas y Energía, Salud, Puertos y Aviación Civil, pero en esos casos los ministros se han mostrado dispuestos a renunciar.

También comenzó a negociar con otras organizaciones políticas como el Partido Progresista. Sin embargo, en el PP también existen corrientes que presionan por abandonar el gobierno.

Rousseff volvió a denunciar una tentativa de "golpe de Estado" y criticó a sus adversarios por instaurar un clima "de intolerancia y odio".

La mandataria, elegida en 2010 y reelegida en 2014, enfrenta una dura crisis económica y una multiplicación de escándalos que derrumbaron su popularidad. Apenas 10% de los brasileños considera que su gobierno es "óptimo o bueno", cifra que se mantiene por cuarto trimestre consecutivo entre las peores de Brasil desde el fin del mandato de José Sarney (1985-90), mientras que 80% no confía en la presidente, según el instituto Ibope.