• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Rousseff asistió a misa por 33 fallecidos en las lluvias de la sierra de Río

Dilma Rousseff, presidenta de Brasil, durante misa por las víctimas de las lluvias en la ciudad de Petrópolis, en el estado de Río de Janeiro / EFE

Dilma Rousseff, presidenta de Brasil, durante misa por las víctimas de las lluvias en la ciudad de Petrópolis, en el estado de Río de Janeiro / EFE

El ministro de Integración Nacional, Fernando Bezerra, afirmó tras la reunión que el Gobierno estudia donar cerca de 100 millones de reales (unos 50 millones de dólares) a la Alcaldía de Petrópolis para atender a las víctimas, la reconstrucción de viviendas y de carreteras

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, asistió hoy a una misa en Petrópolis en memoria de las 33 personas que fallecieron la semana pasada debido a los aguaceros que castigaron esta ciudad de la sierra de Río de Janeiro, informaron fuentes oficiales.

La misa fue oficiada por el obispo Gregorio Paixão en la catedral de Petrópolis, ciudad histórica que le debe su nombre a su fundador, el emperador Pedro II.

Después del oficio religioso, Rousseff se reunió con el gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, el alcalde de Petrópolis, Rubens Bomtempo, y miembros de su gabinete, para hablar sobre la tragedia que ocurrió hace una semana.

El ministro de Integración Nacional, Fernando Bezerra, afirmó tras la reunión que el Gobierno estudia donar cerca de 100 millones de reales (unos 50 millones de dólares) a la Alcaldía de Petrópolis para atender a las víctimas, la reconstrucción de viviendas y de carreteras.

El valor de la ayuda se decidirá el próximo miércoles en una reunión en Brasilia, teniendo en cuenta el informe de daños que entregue la Alcaldía, según informó el blog de la Presidencia brasileña.

Las intensas precipitaciones que cayeron en la región entre la noche del domingo y el lunes provocaron deslizamientos de tierras en 21 lugares de esta ciudad de 300.000 habitantes ubicada a 70 kilómetros de Río de Janeiro, causando 33 muertos, decenas de heridos y cerca de 1.400 damnificados.