• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Rousseff fuera de Planalto se prepara para su juicio

Analistas y especialistas debaten si el nombramiento de Lula fue o no el peor error político de Rousseff / Foto: BBC

Foto: BBC

"Pude haber cometido errores pero no  crímenes”, dijo ayer la presidente suspendida, que a su salida del palacio presidencial reiteró que es víctima de un golpe de Estado de la oposición, razón por la cual llamó a los brasileños a resistir y movilizarse. Dilma Rousseff se dirigió a sus simpatizantes de la mano de su mentor político Luiz Inácio Lula da Silva, que no puedo integrarse a su gabinete

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Suspendida de la Presidencia de Brasil, una desafiante Dilma Rousseff llamó a la población a movilizarse para resistir el "golpe" en su contra y defender la democracia. La primera mujer presidente del país, fue reemplazada por su vicepresidente Michel Temer luego de que el Senado decidió someterla a un juicio político por 55 votos contra 22 en una sesión maratónica que duró casi un día. 
 
Lo que está en juego no es apenas mi mandato, lo que está en juego es el respeto a las urnas, a la voluntad soberana del pueblo brasileño y a la Constitución. Lo que está en juego son las conquistas de los últimos 13 años, las ganancias de las personas más pobres y la clase media", expresó la ex guerrillera, de 68 años de edad, en el Palacio de Planalto. Horas después, repitió su discurso ante 500 simpatizantes, aproximadamente.
 
El ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, su padrino político, estaba a su lado. Rousseff es acusada de "crimen de responsabilidad" por encubrir déficit presupuestario y engrosar las arcas con préstamos de bancos estatales durante su campaña a la reelección de 2014. 
 
La mandataria aseguró, no obstante, que es víctima de un "golpe moderno" liderado por el "traidor" Temer y el ex presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, suspendido por la Corte Suprema por obstruir investigaciones de corrupción en su contra. Ambos pertenecen al partido de centro derecha.  “Pude haber cometido errores pero no  crímenes”, destacó en su discurso
 
Se aleja del cargo con 8% de popularidad en medio de una grave recesión económica y un escándalo de corrupción que ha manchado a buena parte de la élite del poder en Brasilia. Y se quedará sin inaugurar los Juegos Olímpicos que se celebran en agosto en Rio de Janeiro. 
 
Gran parte de su desgaste se debe al megafraude descubierto hace dos años en la estatal Petrobras, que tiene en la mira a decenas de políticos del oficialista Partido de los Trabajadores y a aliados, así como a poderosos empresarios. 
 
No es blanco de ninguna investigación o acusación de corrupción. Pero  socios y rivales son investigados o acusados en este inmenso escándalo que robó a Petrobras más de 2 millardos de dólares. 61% de los brasileños está a favor del impeachment, pero el proceso es cuestionado porque el Congreso carece de credibilidad: una mayoría de diputados y senadores han sido condenados o están acusados de haber cometido delitos en algún momento. 
 
Una vez notificada de su suspensión, Rousseff disolvió su gabinete mediante un decreto publicado en el Diario Oficial. La lista de ministros destituidos la encabeza el ex presidente Lula da Silva, quien llegó a ser designado titular de la cartera de la Presidencia en abril pasado, que no llegó a asumir por una decisión del Tribunal Supremo, que suspendió su nombramiento.
 
El decreto publicado ayer, seguramente el último firmado por la mandataria, oficializa la destitución de los 31 ministros que tenía su gobierno y de muchos sus asesores directos.