• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Rousseff y Hollande analizarán negociaciones entre UE y Mercosur

La presidenta brasileña Dilma Rousseff y su homólogo de Estados Unidos, Barack Obama, protagonizaron la primera parte de la sesión de este martes, que tras un intermedio de una hora, entregará la palabra al nuevo presidente de Irán, Hassan Rohani | REUTERS

La presidenta brasileña Dilma Rousseff | REUTERS

El mandatario francés llegará mañana a Brasilia donde tendrá una reunión privada con su homóloga brasileña, a la que se unirán luego los ministros de ambos Gobiernos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de Francia, François Hollande, será recibido mañana por su homóloga brasileña, Dilma Rousseff, con quien discutirá una vasta agenda que incluirá las negociaciones comerciales entre el Mercosur y la Unión Europea (UE).

"Las discusiones están avanzando" y "obviamente el asunto será discutido" por Rousseff y Hollande, dijeron este miércoles fuentes del Gobierno brasileño, que subrayaron el "interés" que los países del Mercosur tienen en alcanzar un acuerdo con la UE, que se negocia desde hace más de una década.

El Mercosur y la UE han acordado que intercambiarán sus ofertas de cara a ese acuerdo antes de fin de año, lo cual supondría la renovación formal de unas discusiones que están suspendidas desde hace cuatro años.

Hollande, cuya visita tendrá carácter de Estado, llegará mañana a Brasilia, donde tendrá una reunión privada con Rousseff a la que se unirán luego ministros de ambos Gobiernos.

En el marco del encuentro serán firmados al menos siete acuerdos entre ambos países, uno de ellos dirigido a la construcción y futuro lanzamiento de un satélite geoestacionario que prestará servicios a Brasil, cuyo coste está previsto en unos 600 millones de dólares.

Además, el Instituto Pasteur de Francia y la Fundación Fiocruz de Brasil suscribirán un convenio para el desarrollo conjunto de una vacuna volcada al combate de siete enfermedades durante la niñez.

Asimismo, será firmado un acuerdo que permitirá que jóvenes de Brasil y Francia obtengan visados especiales para permanecer durante un año en uno u otro país, incluso con derecho a ejercer alguna actividad remunerada.

Francia es actualmente el quinto inversor extranjero en Brasil, donde operan entre 500 y 600 empresas francesas.

Hollande llegará a Brasil acompañado por ocho ministros y también por representantes de unas 50 empresas galas, que explorarán nuevas oportunidades de negocios en el país.

Entre los empresarios que integrarán la comitiva de Hollande figura Eric Trappier, presidente del grupo Dassault, que compite en una licitación para proveer de 36 cazas a la Fuerza Aérea Brasileña.

El avión Rafale de Dassault tiene como rivales a los F-18 Super Hornet de la estadounidense Boeing y al Gripen NG de la sueca Saab, pero el concurso está suspendido desde hace más de cuatro años.

"Seguramente Francia volverá a abogar por el Rafale", dijeron fuentes oficiales brasileñas, aunque subrayaron que la licitación se mantiene en suspenso por razones presupuestarias y que no se espera que Brasil decida sobre el asunto en el corto plazo.

En relación al área de defensa, sí está previsto que Rousseff y Hollande discutan el desarrollo de un programa conjunto para la construcción de cuatro submarinos convencionales y de un quinto con propulsión nuclear, que deberá ser entregado a Brasil en 2021.

Durante su estancia en Brasilia, Hollande también inaugurará un nuevo campus del Colegio Francés y se entrevistará con el ex jefe de Estado brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, con quien mantiene una estrecha amistad.

Otro asunto en la agenda de Rousseff y Hollande deberá ser la búsqueda de alternativas para darle un mayor impulso al comercio bilateral, que en 2012 llegó a unos 10.000 millones de dólares, con un superávit de unos 1.800 millones de dólares en favor de Brasil.

Tras concluir sus actividades oficiales en Brasilia, Hollande viajará hacia la ciudad de Sao Paulo, donde el viernes participará en un seminario empresarial y se reunirá con el gobernador de ese estado brasileño, Geraldo Alckmin, y otras autoridades locales.

Desde Sao Paulo, el presidente galo viajará el mismo viernes hacia la Guayana francesa, donde visitará una base militar y las obras de un nuevo centro deportivo que la selección de fútbol de su país prevé utilizar para comenzar su preparación para el Mundial de Brasil, que se disputará el año próximo.