• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Romney considera que su campaña es efectiva

El candidato presidencial republicano, Mitt Romney / EFE

El candidato presidencial republicano, Mitt Romney / EFE

El candidato republicano reconoció que todo lo que dice no es "elegante" y dejó en claro que si gana las elecciones apoyará a 100% del pueblo estadounidense

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El aspirante presidencial republicano en EE UU, Mitt Romney, dijo que su campaña está yendo bien y que no necesita "un cambio", pese a su bajada en los sondeos y a unas polémicas declaraciones sobre los votantes del mandatario Barack Obama criticadas por sus propios colegas de partido.

"Tengo una campaña muy efectiva. Se está haciendo un muy buen trabajo", sostuvo Romney en extractos adelantados hoy de una entrevista con el programa "60 Minutes" de la cadena CBS que se emitirá el domingo.

Romney anotó que, sin embargo, no todo lo que dice "es elegante" y quiso dejar claro que si gana las elecciones del 6 de noviembre su propósito es "ayudar a 100% del pueblo estadounidense".

El candidato lleva varios días tratando de enmendar los polémicos comentarios que hizo en una cena privada el pasado mayo y filtrados este lunes en los que aseguraba que no se va a preocupar de captar el voto del 47 % de la población que, según él, vive de las ayudas del Gobierno.

Sus declaraciones han sido rechazadas en bloque por los demócratas, por algunos de sus compañeros de partido y por columnistas conservadores.

A eso se ha unido una bajada de Rommey en las encuestas, que indican que Obama, que aspira a la reelección, lleva la delantera a nivel nacional y también en la mayoría de los estados indecisos que son cruciales para ganar en noviembre.

"Bueno, en realidad estamos empatados en las encuestas. Estamos dentro del margen de error (...) Hay días que estamos arriba y días que estamos abajo", argumentó Romney en la entrevista con CBS.

También prometió "seguir adelante" con su mensaje, que se basa en dar "un nuevo impulso a la economía estadounidense no a través de la expansión del Gobierno y de aumentar los impuestos a la población", sino con el "fomento del espíritu empresarial y la innovación", y "poniendo al sector privado a contratar de nuevo".