• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Río espera el mismo efecto transformador de Barcelona con los Olímpicos

Cristo Redentor de Río de Janeiro, Brasil / REUTERS

Cristo Redentor de Río de Janeiro, Brasil / REUTERS

"Barcelona pasó de ser un simpático balneario del Mediterráneo a ser una capital cultural de Europa y epicentro de una economía creativa", señaló Eduardo Pae, alcalde de la ciudad brasileña

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, dijo hoy, durante la 68 Asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que aspira a que su ciudad consiga con los Juegos Olímpicos de 2016 el mismo efecto "transformador" que se dio en Barcelona con los de 1992.

"Barcelona pasó de ser un simpático balneario del Mediterráneo a ser una capital cultural de Europa y epicentro de una economía creativa", señaló Paes durante el almuerzo de la tercera jornada de reuniones de la Asamblea de la SIP que se celebra en Sao Paulo.

Paes, quien hace una semana fue reelegido en las elecciones municipales para un nuevo mandato de cuatro años que comienza el próximo 1 de enero, apuntó que el "modelo transformador" de Barcelona, a partir de los Juegos Olímpicos de 1992, contribuyó "al desarrollo de la Unión Europea".

Esa situación, apuntó el alcalde, se evidenció también en 1988 con los Juegos Olímpicos de Seúl, cuando el mundo comenzaba a sentir la fuerza económica de los llamados "tigres asiáticos", y con los de Pekín en 2008.

"Como decía el ex alcalde de Barcelona (Pasqual) Maragall hay dos tipos de Juegos Olímpicos, los Juegos que se sirven en la ciudad y la ciudad que se sirve de los Juegos", resaltó Paes.

Inspirado en el modelo español, el alcalde señaló que Río de Janeiro "ha buscado impedir que las inversiones se concentren en las áreas más nobles de la ciudad" y algunas obras fueron "más pensadas" en la población como un legado de los Juegos.

Una red de transporte público "de alta capacidad", con la cual se aumentará del 18 al 63 por ciento a la población beneficiada, y la revitalización de la zona portuaria, con el proyecto "Río Maravilla", fueron dos de los ejemplos puestos por Paes.

Hacer la "transformación" de la ciudad con una "racionalización de recursos públicos" para obras de infraestructura, que en muchos lugares que recibieron grandes eventos se convirtieron después en "elefantes blancos", y la captación de recursos privados, han sido los principales retos de la ciudad de cara a los Juegos.

Los Olímpicos "son una oportunidad fantástica para catalizar esfuerzos y vender a Río de Janeiro de una forma distinta", agregó.

La inversión de los Olímpicos se ha hecho "pensando en las personas y en los cambios de la cultura, con un legado intangible que será transformar a Río de Janeiro en un destino turístico, pero defendiendo y desarrollando sus vocaciones económicas, como el petróleo, el gas y el arte", explicó Paes.