• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Río de Janeiro amanece sin autobuses y miles de personas sin transporte

Algunos conductores no se plegaron a la huelga y los huelguistas atacaron a pedradas y rompieron las ventanas de por lo menos 50 autobuses

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Miles de personas se encontraron hoy en Río de Janeiro, la segunda mayor ciudad de Brasil, sin autobuses para desplazarse a sus puestos de trabajo, debido a una huelga de 24 horas de los conductores en demanda de mayores salarios.

Algunos conductores no se plegaron a la huelga y los huelguistas atacaron a pedradas y rompieron las ventanas de por lo menos 50 autobuses que circulaban por las calles en la zona oeste de la ciudad, según informó la policía.

Los pocos autobuses en servicio fueron disputados por cientos de pasajeros y el metro y los trenes municipales tuvieron que adoptar medidas extraordinarias para cubrir el aumento de la demanda.

La situación, aunque sin la misma gravedad, se repitió en algunos municipios de la región metropolitana de Sao Paulo, la mayor ciudad del país, donde los conductores de tres grandes empresas también decidieron cruzarse de brazos.

Al menos 90 autobuses permanecieron en los garajes en Sao Bernardo do Campo, una de las principales ciudades del cinturón industrial del Sao Paulo.

También se registraron paralizaciones parciales de conductores de autobuses en las ciudades de Belén (norte) y Florianópolis (sur).

La huelga en Río de Janeiro fue aprobada de forma inesperada en una asamblea el miércoles por la noche por un grupo de disidentes del Sindicato de los Conductores y ganó una rápida adhesión.

La paralización obligó a muchos cariocas a utilizar su automóvil particular para dirigirse al trabajo, lo que, sumado a manifestaciones de algunos conductores en importantes vías, provocó grandes embotellamientos en diferente áreas de la ciudad.

Los conductores reivindican un aumento salarial del 40 % y han rechazado un acuerdo alcanzado por el sindicato que los representa, por el que los propietarios de las empresas de autobuses concedieron un incremento del 10 %, por encima de la inflación del último año (6,5 %).

Los conductores insatisfechos con el acuerdo aprobado por el sindicato montaron piquetes en las puertas de los garajes de al menos 44 empresas de autobuses para impedir la salida de los vehículos.

El presidente del Sindicato de Conductores de Río de Janeiro, José Carlos Sacramento, dijo que el acuerdo con la patronal fue aprobado por una amplia mayoría y es uno de los mejores obtenidos en el sector y vinculó la huelga con la campaña de los comicios de octubre próximo.

Los brasileños elegirán el 5 de octubre al presidente, los miembros del Congreso, los gobernadores de los 27 estados del país y los miembros de las asambleas legislativas regionales.