• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Rey Abdalá de Jordania pide una rápida transición política en Siria

El rey explicó que el problema sirio junto al conflicto con Palestina e Israel "alimenta las llamas del extremismo en todo el mundo"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El rey Abdalá de Jordania pidió este martes en la Asamblea General de las Naciones Unidas una "rápida transición política en Siria" con ayuda de la comunidad internacional, que tiene "el deber, el interés y el poder de ayudar" a construir el nuevo futuro del país.

"El pueblo sirio debe también tener un futuro y, por eso, la comunidad internacional tiene que actuar", aseguró el monarca jordano, que pidió a los países un esfuerzo para acabar con la guerra civil, "neutralizar la amenaza de las armas químicas, restaurar la seguridad y estabilidad y mantener la unidad de Siria".

"El daño y los peligros se están solapando", prosiguió el monarca jordano, quien aseguró que su país ha recibido un flujo de población siria que alcanza ya el equivalente al 10 por ciento de su población.

"El próximo año (este flujo) podría alcanzar el millón de personas, lo que supondría el 20 por ciento de nuestra población. No son solo números, es gente que necesita comida, agua, refugio, salud, electricidad", recalcó.

"La crisis siria es un desastre humanitario y de seguridad global. La escalada de violencia amenaza con dejar sin futuro económico y político al país", aseguró. "Tenemos el deber de rechazar esas fuerzas destructivas", concluyó.

Junto con la cuestión siria, que afecta a Jordania por el norte del país, el rey Abdalá señaló también el conflicto que le afecta por la frontera occidental: el de Palestina e Israel, que "alimenta las llamas de extremismo en todo el mundo. Ha llegado el momento de apagar ese fuego", aseveró.

Según el monarca, las conversaciones directas que se reanudaron en julio entre ambas partes le hacen pensar que "el progreso puede ser posible con la voluntad de las partes, con un liderazgo determinado de Estados Unidos y un fuerte apoyo regional e internacional", aunque consideró que es "todavía un proceso frágil".

Por ello, urgió a ambas partes a "que se mantengan comprometidas en la búsqueda de un acuerdo en los plazos acordados". "Esto significa que no sigan construyendo asentamientos, que no haya acciones unilaterales que amenacen el statu quo en el este de Jerusalén y en sus lugares sagrados musulmanes y cristianos", explicó.

Según el rey jordano, la solución debe pasar por "el establecimiento justo y definitivo de dos estados, basado en la legitimación internacional de la Iniciativa de Paz Árabe".

Ello implica que Israel debería garantizar "seguridad real y relaciones normales con los 57 países árabes y musulmanes", mientras que el pueblo palestino recibiría "los derechos que merecen, dentro de un estado independiente y viable en territorio nacional palestino, basado en las fronteras trazadas en 1967 y con el Este de Jersualén como su capital", finalizó.