• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Retienen a profeta que esperaba el fin del mundo con 120 seguidores en Brasil

El hombre fue conducido a una comisaría por seguridad luego de que numerosas personas arrojaran piedras contra la vivienda en que sus seguidores esperaban el fin del mundo y amenazaran con invadir el local

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un hombre que se proclamaba profeta y que se había acuartelado con unos 120 seguidores en una casa en la ciudad brasileña de Teresina a esperar el fin del mundo, previsto para la tarde de hoy, fue retenido por la policía luego de que su profecía fallara y para evitar un posible linchamiento.

El supuesto profeta fue conducido a una comisaría por seguridad luego de que numerosas personas comenzaran a arrojar piedras contra la vivienda en que sus seguidores esperaban el fin del mundo y amenazaran con invadir el local, informó la policía del estado de Piauí (nordeste de Brasil), del que Teresina es capital.

El incidente se produjo poco después de las 16.00 hora local (19.00 GMT), cuando Luis Pereira dos Santos, de 43 años, profetizaba el fin del mundo y obligó a la policía militarizada de este empobrecido estado a cercar el local, en que estaban recluidos los fanáticos para evitar ataques de vecinos.

Pese a que Dos Santos fue conducido a una comisaría, sus seguidores permanecían hasta el comienzo de la noche en el "Arca", como bautizaron la vivienda cercada por estacas de madera en el barrio Parque Universitario de Teresina.

La policía, que el jueves ya había realizado un registro en la vivienda para retirar a 31 menores de edad por orden de un juez, informó que la tensión en los alrededores de la casa de los apocalípticos creció desde la víspera, luego de que los investigadores admitieran haber incautado veneno para ratas en el local.

La tensión aumentó por el tránsito de algunas personas que acudían a la casa para buscar refugio antes del fin del mundo o para pedir la bendición del pastor y rezar.

Pasada la hora en que fue profetizado el fin del mundo, la policía tuvo que utilizar gases lacrimógenos y tiros de festín para dispersar a las personas que comenzaron a arrojar piedras contra el "Arca" y contra los uniformados que cercaban el local.

Ante el incidente, el propio Dos Santos se presentó ante los policías en busca de protección y por temor a ser linchado.

"Mi misión fue cumplida", afirmó el supuesto profeta al abandonar la vivienda protegido por los uniformados.

El coronel José Fernandes de Albuquerque, comandante de operaciones de la Policía Militarizada de Piauí, aclaró que la retención de Dos Santos fue preventiva debido a que aún no existe ningún cargo contra él ni contra sus seguidores.

"Son mayores de edad que están allá por libre y espontánea voluntad y no las podemos desalojar. Él podrá ser investigado por estafa y otros cargos pero por ahora la operación es sólo preventiva", afirmo el oficial.