• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Restricciones impiden suministro de alimentos

En West Point cientos de vecinos hicieron fila para recibir provisiones | Foto EFE

En West Point cientos de vecinos hicieron fila para recibir provisiones | Foto EFE

En Nigeria registraron otras dos personas infectadas con el virus, mientras que en Irlanda descartaron un caso sospechoso  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Funcionarios entregaron bolsas de arroz y agua potable a vecinos de West Point, barrio humilde de Monrovia, capital de Liberia, donde decenas de miles de personas son mantenidas aisladas en un esfuerzo por detener la propagación del ébola.

Cooperantes de asistencia internacional advirtieron que necesitan más ayuda porque el país está luchando no solo contra la enfermedad, sino también contra el hambre, pues las restricciones de viaje han impedido que lleguen alimentos a varios lugares.

En West Point cientos de vecinos hicieron fila para recibir las provisiones del gobierno, un día después de que fueron aislados con alambre de púas en un bloqueo que impidió a comerciantes entrar o salir, lo que disparó los precios.

El miércoles los vecinos se enfrentaron con la policía y soldados luego de que el barrio fue cercado. La situación se calmó, pero siguen las preocupaciones sobre cuánta comida y agua llevarán a West Point, que está ubicado en una península.

Liberia, con 576 muertes registradas hasta el momento, es el país más afectado por el brote del ébola, que ha causado la muerte a 1.350 personas en África Occidental. Senegal anunció el cierre de su frontera con Guinea para contener la epidemia.

Nuevos casos. El ministro de Salud de Nigeria, Onyebuchi Chukwu, anunció que se registraron otros 2 casos de la enfermedad, lo que eleva a 14 el número de personas con la infección en ese país.

Las dos personas contagiadas son unos esposos que tuvieron contacto directo con Patrick Sawyer, nacido en Liberia pero criado en Estados Unidos que voló a Nigeria el mes pasado infectado por el virus. Sawyer contagió a 11 personas antes de morir en julio, entre ellos el hombre y la mujer que lo atendieron.

En Irlanda, el Servicio de Sanidad descartó que Dessie Quinn, de 44 años de edad que falleció el jueves tras regresar de Sierra Leona hace dos semanas, estuviera infectado por el virus.