• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Rescatan en Pakistán a niñas y mujeres entregadas en una disputa tribal

Sarah Caron reprodujo el día a día de las mujeres en las zonas tribales de Pakistán, bastión de los talibanes. Aquí las pastunes viven de acuerdo con los códigos tradicionales y la presión religiosa. En la instantánea, una mujer prepara en Khyber-Pakhtunkhwa (al norte del país) un conjunto de excrementos de vaca que, tras secarse al sol, se convertirán en el "combustible" para cocinar y la calefacción. Algo frecuente entre las familias más pobres del territorio. (2013) | Foto: Sarah Caron

Mujeres en las zonas tribales de Pakistán, bastión de los talibanes | Foto: Sarah Caron

Las fuerzas de seguridad paquistaníes han arrestado a uno de los líderes tribales que presidió la 'yirga' y a un miembro de la familia de las chicas dadas en compensación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Policía de Kalam, una remota aldea del norte de Pakistán, ha rescatado a niñas y dos mujeres que habían sido entregadas por su familia para solventar una disputa tribal de 'honor', informó hoy a Efe una fuente oficial.

El pasado fin de semana una asamblea tribal o 'yirga' decidió que la familia de una joven que había huido con un chico del pueblo debía recibir en pago por ese deshonor tres mujeres de la familia del muchacho, según un responsable policial de Kalam, Ehsanulá Khan.

"Al día siguiente de la decisión, la familia acudió a cobrar su deuda pero en vez de tres decidieron llevarse a cuatro chicas. El caso llegó a nuestros oídos y decidimos intervenir", explicó Khan, que precisó que las víctimas están bien y bajo custodia policial.

Las niñas y mujeres entregadas tienen cuatro, diez, 20 y 25 años.

Las fuerzas de seguridad paquistaníes han arrestado a uno de los líderes tribales que presidió la 'yirga' y a un miembro de la familia de las chicas dadas en compensación.

Según la fuente, el conflicto nació en 2011, cuando una pareja de jóvenes huyó del pueblo sin permiso de sus respectivas familias y, tras la denuncia de la familia de ella, un juez ordenó a sus parientes abstenerse de tomar la justicia por su mano.

"A pesar de ello, la familia de la chica desoyó el mandato judicial y decidió que tenía que ser compensada por lo que consideraban una afrenta", añadió Khan.

El Tribunal Supremo de Pakistán ha declarado ilegales este tipo de sentencias practicadas por la justicia tribal, pero en muchas zonas rurales sigue siendo habitual el uso de mujeres -y a menudo menores- como retribución en disputas familiares.

Una norma paquistaní de 2011 establece penas de tres a siete años para los responsables de participar en la entrega de mujeres en matrimonio como compensación por cualquier tipo de disputa.