• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Renunció ministro australiano tras conato de rebelión interna contra Gillard

La primera ministra australiana, Julia Gillard / EFE

La primera ministra australiana, Julia Gillard / EFE

Se espera que Julia Gillard, quien ayer se reafirmó como líder del Partido Laborista Australiano sin oposición, saque del Ejecutivo a los simpatizantes de Kevin Rudd y anuncie próximamente la nueva composición de su Gabinete

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El ministro de Educación Terciaria y Pequeña Empresa de Australia, Chris Bowen, dimitió hoy a su cargo, un día después de que la primera ministra, Julia Gillard, superara otra crisis de liderazgo en el Partido Laborista.

De forma inesperada Gillard anunció ayer en el Parlamento australiano que había convocado a los miembros de la ejecutiva de su partido a una votación interna para elegir a sus líderes después de que el entonces titular de Artes, Simon Crean, pidiera públicamente al exprimer ministro Kevin Rudd que asumiera el mando de cara a los próximos comicios.

Rudd anunció diez minutos antes de la votación que no se presentaba como candidato, lo que supuso la salida ayer de Crean del Gabinete y hoy la dimisión de otro de sus simpatizantes, Chris Bowen.

Se espera que Gillard, quien ayer se reafirmó como líder del Partido Laborista Australiano sin oposición, saque del Ejecutivo a los simpatizantes de Rudd y anuncie próximamente la nueva composición de su Gabinete.

El ministro de Exteriores, Bob Carr, dijo desde Washington que espera que la posición de Gillard se fortalezca tras este conato de rebelión interna y reafirmó su "apoyo incondicional" a la primera ministra.

Por su lado, el líder de la oposición, Tony Abbott, anunció que buscará que se apruebe una moción de censura contra el Ejecutivo cuando el Parlamento australiano reanude sus sesiones el 14 de mayo próximo, según la cadena local ABC.

La lucha por el liderazgo no es nueva ya que en febrero de 2012 Gillard se impuso a Rudd en la votación interna celebrada por los laboristas para zanjar la crisis de entonces, dos años después de que lo desbancara en 2010 del cargo de líder del partido y de la jefatura del Ejecutivo a raíz de la revuelta que surgió en el seno de la formación.

Cuando ya están a la vista los comicios generales del próximo 14 de septiembre, las encuestas apuntan que el partido gubernamental tiene un 48 por ciento de la intención de voto, mientras que a la coalición conservadora va 52%.