• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Relación de Cataluña con España se decide hoy en las urnas

Artur Mas

Artur Mas

Para avanzar hacia la independencia, el gobierno de Artur Mas necesita obtener mayoría absoluta

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Un nuevo estado de Europa”. Esta es la consigna que un millón de personas siguió en Barcelona durante la manifestación del 11 de septiembre por la Diada, día nacional de Cataluña. Ella sirvió para que Artur Mas, presidente del gobierno autonómico de Cataluña, adelantara dos años las elecciones con las que hoy pretende hacerse de la mayoría absoluta del Parlamento regional.

El objetivo del político es llevar a cabo un proyecto que para unos es sinónimo de justicia histórica y para otros un delirio: independizarse de España.

Apenas 75 días después de aquella movilización, los catalanes se enfrentan a unos comicios en los que los reclamos por la crisis y los recortes han sido arropados por los discursos de Convergencia y Unión –el partido de Mas- que clama por la soberanía; por el del Partido Socialista de Cataluña, que aboga por el federalismo, y por el del Partido Popular, que pide mantener el status de la comunidad autonómica. 

El papel determinante de estas elecciones lo enfatiza Verónica Fumanal, directora de la empresa de comunicación y marketing político Politikom, quien señaló que la sociedad catalana se juega su futuro en un escenario aciago. “En un momento de crisis grave, estamos hablando de si necesitaremos pasaporte español. Veremos cómo se gestionan esos resultados el día después”, indicó.

Más de 5 millones de votantes elegirán el modelo con el que paliarán la debacle económica y social que ha signado el país en los últimos años y que ha hecho que Cataluña sea la segunda comunidad autónoma con mayor incremento del desempleo, con una tasa que alcanza 22,56% de la población. Tampoco escapa de los desahucios; para el segundo trimestre lideró las cifras al ejecutar 9.304 desalojos, y mucho menos de la pobreza que llegó a 29,5%, casi 3 puntos más que la media española, y 8 puntos por encima de la europea.

Este escenario ha estado rodeado por una tensa relación entre el Gobierno central que encabeza Mariano Rajoy y el autonómico catalán que tuvo su punto más crítico cuando Madrid negó a Barcelona un pacto fiscal para pagar menos tributos a España. La respuesta de Mas, respaldada por la Diada, fue contundente: “Cataluña no puede renunciar a su futuro. Si fuera así, sería una inmolación y una traición”.

Cuadro electoral. Mas y su partido lideran los sondeos pero no consiguen la mayoría absoluta. Las encuestas revelan que el candidato y CiU alcanzarían de 62 a 66 escaños de los 175 del Parlamento; es decir, igualan lo que tienen o ganan 4 más, insuficientes para alcanzar su meta.

Su propuesta de soberanía comenzará por instar a España a cambiar su legislación para que permita la realización de referendos. Si no lo consigue, impulsará una ley autonómica de consultas para preguntar a los catalanes si quieren la independencia.

En segundo lugar de preferencias en las encuestas está Alicia Sánchez, presidenta del PP catalán, que en 2010 logró que su partido tuviera el mejor resultado histórico en unas elecciones autonómicas. Para estos comicios se haría con un máximo de 19 curules o con un mínimo de 16, convirtiéndose en la segunda fuerza de la comunidad. Su posición se enfrenta a la propuesta de Mas y apunta que la prioridad es salir de la crisis, no de España.

Los socialistas catalanes salen peor parados. Pere Navarro, alcalde de Terrasa, y el PSC serían capaces de lograr una representación de 18 o 17 parlamentarios, diez menos que en 2010. Su lema es federalismo, una forma constitucional para reconocer la identidad catalana, el derecho a elegir y un territorio que se haga cargo de todos los impuestos que pagan sus ciudadanos. Pocos entienden de qué va el modelo propuesto. “Cuando la gente no sabe expresar con palabras cuál es tu oferta, no la compra”, advierte Fumanal.

La politóloga apunta que aunque Mas no consiga la mayoría absoluta contará con el apoyo de los partidos regionales de izquierda como ERC e ICV, que se sitúan en el cuarto y quinto lugar de las encuestas. Ellos serían la clave de la mayoría ampliada que podría conducir por la senda de la independencia a Cataluña.


El Dato

Convergencia  y Unión, de Arthurs Mas, seguirá adelante con su propuesta de concretar un proceso soberanista en Cataluña incluso si no logra la mayoría absoluta en el Parlamento regional.