• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Rajoy rechaza un trato económico especial para Cataluña

Mariano Rajoy reunido con Artur Mas

Mariano Rajoy reunido con Artur Mas

El jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, rechazó hoy que Cataluña pueda tener un trato fiscal especial en la reunión que mantuvo con el presidente de esta comunidad autónoma del noreste de España, Artur Mas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, rechazó hoy que Cataluña pueda tener un trato fiscal especial en la reunión que mantuvo con el presidente de esta comunidad autónoma del noreste de España, Artur Mas, al que advirtió que esa posibilidad no cabe en la Constitución.

Rajoy y Mas se reunieron durante dos horas en el Palacio gubernamental de La Moncloa, en Madrid, un encuentro seguido con expectación en medio del debate político surgido tras las reclamaciones soberanistas del dirigente catalán y después de una multitudinaria manifestación independentista celebrada el 11 de septiembre en Barcelona.

El Ejecutivo español explicó su posición en un comunicado difundido tras la reunión en su página de internet, que da cuenta de que Rajoy sí aceptó analizar con vistas a su revisión el sistema de financiación de las autonomías españolas asfixiadas económicamente por la obligación de cumplir con los objetivos del déficit público (1,5 % del PIB este año)

El jefe del Ejecutivo le dijo a Mas que esta es la fórmula prevista constitucionalmente para abordar los problemas que tiene la financiación autonómica, pero "otras fórmulas que cuestionen el marco constitucional sólo pueden ser decididas por el conjunto del pueblo español representado" en el Parlamento.

Rajoy sostuvo también que la "gravísima crisis" que vive el país se superará desde la corresponsabilidad y la cohesión, "nunca desde la división o la inestabilidad institucional".

En este contexto, invitó a Mas a trabajar "en el objetivo común de superar la crisis y crear empleo", y advirtió que la inestabilidad que suscitan determinadas iniciativas políticas es un factor negativo a la hora de recuperar la confianza que exige la salida de la crisis".

Artur Mas, del Convergencia i Unió (CiU, nacionalista) confirmó en una conferencia de prensa que Rajoy le dijo que "no había margen para negociar un pacto fiscal" para Cataluña y afirmó que en ese aspecto la reunión "no ha ido bien", y consideró que el Ejecutivo desperdició "una oportunidad histórica".

Anunció que tomará las decisiones pertinentes de cara al futuro después de un debate que el Parlamento de la comunidad autónoma celebrará la próxima semana, sin desvelar en qué dirección irán.

Antes del encuentro con el jefe del Ejecutivo español se había especulado con la posibilidad de que adelantará la convocatoria de elecciones en Cataluña para finales de este año.

Esa posibilidad es rechazada por la rama catalana del Partido Popular de Rajoy, cuya dirigente en Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, pidió hoy a Mas que no adelante los comicios.

Según Sánchez-Camacho, "no es el momento de aventuras ni de incertidumbres políticas" porque "abrir caminos de incertidumbre y división sólo agrava y perjudica la recuperación económica" del país sumido en una grave crisis.

Sobre sus reclamaciones soberanistas, el presidente catalán aseguró que no quiere hablar de rupturas "se tome la decisión que se tome en los próximos días, semanas o meses".

"Romper no está en mi vocabulario", puntualizó Mas, que, no obstante, defendió la necesidad de realizar cambios después de 30 años del establecimiento del estado de las autonomías en España.

En este contexto, aseguró que contempla un "replanteamiento de todo" para una comunidad "con aspiraciones de autogobierno reales", dentro del marco europeo y en un escenario de "normalidad democrática y pacífica. No nos hemos vuelto locos", señaló.

El dirigente catalán dijo en su comparecencia ante la prensa que Rajoy le transmitió que el rechazo del Gobierno a dar a Cataluña un trato fiscal especial es compartido por los otros partidos políticos parlamentarios.

Cataluña, con 7,5 millones de habitantes y una contribución del 18 por ciento al PIB español, es una de las 17 comunidades autónomas que forman el Reino de España.

El actual gobierno regional reclama un pacto fiscal especial por considerar que los catalanes contribuyen mucho más de lo que reciben de las arcas del estado y en comparación con otras regiones.

A finales de agosto, el Ejecutivo autonómico solicitó al Gobierno español adherirse al Fondo de Liquidez destinado a las regiones para pedir prestados 5.023 millones de euros con los que cumplir con el déficit público pactado.

Mas reiteró hoy esa petición, que, según el comunicado del Ejecutivo, hará que ronde los 11.000 millones de euros el importe de las medidas de apoyo y asistencia financiera al Gobierno regional catalán en este ejercicio.