• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Rajoy prevé un 2013 aún "muy duro" para España hacia la salida de la crisis

Mariano Rajoy reunido con Artur Mas

Mariano Rajoy reunido con Artur Mas

Tras confesar que este año "las cosas han sido más difíciles" de lo que esperaba debido al deterioro de las cuentas públicas heredadas, aseguró que el Ejecutivo está haciendo "lo que es necesario e inevitable"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, prevé un 2013 todavía "muy duro" para España, en el que mantendrá la política de austeridad y reformas que confía comience a fructificar en la segunda mitad del próximo año.

"Tenemos todavía por delante un año muy duro, especialmente en su primera mitad, y tenemos que perseverar en las reformas que hemos emprendido", dijo Rajoy en una comparecencia de prensa en la que durante una hora hizo balance de sus primeros doce meses al frente del Gobierno, al que llegó a finales de diciembre de 2011.

Aunque señaló que la economía del país "seguirá en recesión algún tiempo", adelantó que espera que "empiece a mejorar en la segunda mitad de 2013", cuando calcula que habrá "noticias positivas" en el horizonte de un 2014 mejor.

Tras confesar que este año "las cosas han sido más difíciles" de lo que esperaba debido al deterioro de las cuentas públicas heredadas, aseguró que el Ejecutivo está haciendo "lo que es necesario e inevitable".

"Si no lo hubiéramos hecho, España y los españoles estaríamos hoy en una situación muchísimo peor", añadió.

Rajoy hizo su balance pocas horas después de que el Banco de España difundiera sus últimos datos sobre al economía española, que confirman la continuación de la recesión en el cuarto trimestre del año debido a la contracción de la demanda interna.

El organismo supervisor incidió en que debe tenerse en cuenta que en el último trimestre se concentra una parte significativa del impacto de las medidas presupuestarias aprobadas durante 2012, destinadas a la reducción del déficit, para dejarlo en el 6,3 % del PIB pactado con la UE desde casi el 9 % de 2011.

El jefe del Ejecutivo pidió a los españoles unidad, sumar esfuerzos "para evitar todo lo que nos distrae de la salida de la crisis" económica, y expresó su disposición a dialogar con el Gobierno regional de Cataluña sobre sus aspiraciones soberanistas, en el marco de la Constitución española.

Ante las preguntas relacionadas con los planes de las autoridades catalanas -que incluyen una consulta sobre el estatus de esa comunidad autónoma con respecto a España-, Rajoy se declaró abierto al dialogo y reclamó al presidente catalán, el nacionalista Artur Mas, "lealtad recíproca".

En su comparecencia, Rajoy confirmó que de momento España no recurrirá a la ayuda europea aunque no descarta hacerlo más adelante.

"No tenemos pensado pedir al Banco Central Europeo (BCE) que intervenga en el mercado secundario comprando bonos" españoles, señaló el jefe del Ejecutivo, que puntualizó que ese instrumento le parece "útil" y no descarta que pueda utilizarlo "en el futuro".

Tras un año de fuertes presiones de los mercados financieros sobre la deuda española, que han encarecido enormemente la financiación del país, Rajoy aseguró hoy también que no tiene "ninguna intención de flexibilizar los objetivos de déficit".

"Buena parte de los problemas que nos han traído hasta aquí vienen de haber gastado más de lo ingresado, lo que lleva inevitablemente a quebrar", afirmó.

En este contexto, incidió en la continuidad de las políticas aplicadas este año- medidas de reducción del déficit combinadas con reformas estructurales, sobre todo la reforma laboral y la reestructuración financiera-, que dijo forman "los pilares" sobre los que se asentará la recuperación económica.

El objetivo es volver a crecer y a crear empleo en un país que ha visto como se incrementaban las cifras de parados hasta alcanzar los 5,7 millones, más del 25 por ciento de la población activa debido al derrumbe del sector inmobiliario y a los efectos de la crisis.

El líder de la principal fuerza de la oposición, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Alfredo Pérez Rubalcaba, acusó hoy a Rajoy de engañar a los españoles en su primer año de mandato, en el que sostuvo que ha incumplido todas sus promesas electorales.

También rebatió que las medidas de ajuste aplicadas obedecieran a la herencia recibida del anterior Gobierno socialista y argumentó que de se deben principalmente a la ideología "de la derecha" que aplica el Ejecutivo del Partido Popular (PP).

"Es un Gobierno del que ya nadie espera nada", aseguró Rubalcaba, que fue vicepresidente y ministro del Interior en el Ejecutivo anterior presidido por José Luis Rodríguez Zapatero.