• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Rajoy defiende utilidad de Constitución

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy / EFE

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy / EFE

También se plantea suprimir la discriminación que supone la preferencia del varón sobre la mujer en la sucesión a la Corona

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, considera que la Constitución española es "una referencia de convivencia que servirá para superar los retos que encara España ahora y en el futuro", y afirma que no es "un logro sepultado por los nuevos tiempos".

En un artículo que publicó hoy el diario catalán La Vanguardia, coincidiendo con la celebración del Día de la Constitución en España, Rajoy deseó "larga vida" a la Carta Magna y afirmó que "ninguna lápida de nuevo cuño clausurará su intrínseco carácter abierto".

Bajo el título "Garantía de convivencia democrática", el artículo apunta que la Constitución "es una realidad viva y no un logro sepultado por los nuevos tiempos; es una referencia de convivencia que servirá para superara los retos que encara España ahora y en el futuro".

En su opinión, "en el marco constitucional de convivencia cabe todo, todos nos podemos sentir protegidos e identificados y desarrollar los proyectos personales y sociales que deseemos".

En esta línea, subraya que el espíritu de concordia y libertad de la Constitución, el "respeto a las reglas que entre todos nos marcamos" y el fortalecimiento de la estructura institucional que ella contempla "son las mejores bases para seguir construyendo esta España plural de bienestar y progreso que queremos para todos".

A juicio del presidente del Gobierno, el entendimiento histórico al que llegaron los dirigentes políticos y la sociedad civil en 1978 para aprobar la actual Carta Magna es "la mejor lección" que ha dejado ese momento de la historia de España.

La mayoría de las fuerzas políticas españolas apuestan por reformar algún aspecto de la Carta Magna, 34 años después de su aprobación.

Así, por ejemplo, los socialistas catalanes proponen que se reconozca un Estado Federal, o los nacionalistas vascos del PNV piden suprimir el Senado.

También se plantea suprimir la discriminación que supone la preferencia del varón sobre la mujer en la sucesión a la Corona, aunque no hay acuerdo entre las fuerzas políticas sobre el momento de llevarlo a cabo.