• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Al Qaeda controla zonas de dos ciudades iraquíes

Los rebeldes han puesto alcabalas en Faluya, ubicada a 100 kilómetros de Bagdad | Foto Reuters

Los rebeldes han puesto alcabalas en Faluya, ubicada a 100 kilómetros de Bagdad | Foto Reuters

15 personas murieron y más de 30 resultaron heridas al explotar un camión bomba en Baquba

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Encarnizados combates ocurrieron en Faluya y Ramadi, ciudades sunitas del oeste iraquí en parte controladas por grupos insurgentes vinculados a Al Qaeda, una nueva prueba de fuerza entre éstas y el gobierno del primer ministro chiita, Nuri al Maliki.

La provincia de Al Anbar, donde se encuentran ambas ciudades, al oeste de Bagdad, es mayoritariamente sunita y, desde hace un año se ha convertido en el feudo de la contestación al gobierno de Maliki, al que acusan de acaparar el poder y marginar a la comunidad sunita.

Faluya y Ramadi son bastiones de la insurrección que se produjo tras la invasión estadounidense a Irak, que derrocó al presidente Saddam Hussein, de origen sunita, en 2003.

Dos años después de la retirada del país de las tropas estadounidenses, en diciembre de 2011, las fuerzas de seguridad iraquíes tienen serios problemas para enfrentar a grupos insurgentes, enardecidos por el conflicto en la vecina Siria y el descontento de los sunitas.

Los enfrentamientos entre el ejército y los grupos armados comenzaron el lunes en el sector de Ramadi después del desmantelamiento de un campamento de contestatarios antigubernamentales, lo que provocó la ira sunita.

Estos actos de violencia, que rápidamente se extendieron a Faluya, dejaron 14 muertos.

Después el ejército se retiró de ambas ciudades. “La mitad de Faluya está en manos del Estado Islámico de Irak y el Levante, vinculado a Al Qaeda, y otra mitad en manos de hombres armados de las tribus”, dijo un responsable del ministerio del Interior. En Ramadi la situación es similar.

Los insurgentes instauraron puestos de control en el centro y el sur de Faluya, situada a 100 kilómetros de Bagdad.

Para evitar una escalada de la violencia, Al Maliki había pedido el martes al ejército que se retirase de Ramadi y Faluya. Pero el miércoles decidió enviar refuerzos militares, cuando se produjeron nuevos actos de violencia. Hombres armados incendiaron varias comisarías y liberaron a 100 prisioneros en un puesto policial. El ejército permanecía ayer a las afueras de Ramadi.

El campamento de sunitas desmantelado el lunes era el más importante del país y fue calificado por el primer ministro de cuartel general de Al Qaeda.

En otro hecho violento, 15 personas murieron y más de 30 resultaron heridas al explotar un camión bomba al este de la ciudad de Baquba, capital provincial de Diyala, al noreste de Bagdad.