• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Putin prohibió calificar como extremistas citas de la Biblia, el Corán y la Torá

Putin describió la sanción como inmoral e inhumana | EFE

Vladimir Putin | Foto: EFE

El artículo 28 de la Constitución rusa establece que los rusos tienen derecho a la libertad religiosa, lo que garantiza su derecho a profesar un culto de manera individual o en grupo, o a no tener ninguna fe

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha remitido a la Duma o Cámara de Diputados un proyecto de ley que prohíbe calificar de extremistas extractos de la Biblia cristiana, el Corán musulmán, el Torá judío y los cánones budistas.

Según informaron a medios locales fuentes de la Cámara baja del Parlamento ruso, el proyecto es, de hecho, una enmienda a la controvertida ley de lucha contra el extremismo.

Esa ley ha sido muy criticada por los defensores de los derechos humanos por permitir a las fuerzas de seguridad acusar de actividades radicales a cualquier opositor al Kremlin.

Los imanes también han sido muy críticos con dicha ley, ya que en varias ocasiones textos literales del Corán han sido considerados extremistas por la Justicia rusa, lo que los líderes musulmanes consideran una abierta persecución de la libertad religiosa.

La enmienda destaca que el artículo 28 de la Constitución establece que los rusos tienen derecho a la libertad religiosa, lo que garantiza su derecho a profesar un culto de manera individual o en grupo, o a no tener ninguna fe.

Por ello, el proyecto llama a respetar ese derecho constitucional en lo que se refiere a las cuatro religiones oficiales en Rusia: el cristianismo, el islam, el judaísmo y el budismo.

Esas cuatro religiones son parte inalienable del legado histórico de los pueblos de Rusia, por lo que “no pueden ser considerados materiales extremistas ni su contenido ni las citas extraídas” de sus cuatro textos: Biblia, Corán, Torá y Cánones, señala la enmienda.

Putin, un cristiano ortodoxo confeso, inauguró recientemente en Moscú la mayor mezquita de Europa, con lo que tendió una mano al islam moderado, al que prometió apoyo para crear su propia escuela teológica para combatir las perversiones de grupos extremistas como el Estado Islámico.