• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Publican fotografía del barco hundido cerca de Lampedusa

Foto del barco hundido/ Reuters

Foto del barco hundido/ Reuters

Los sobrevivientes del naufragio que mató a más de 300 inmigrantes africanos se aferraron a botellas vacías para evitar ahogarse; hay 40 menores con vida

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El residente de Lampedusa Vito Fiorino dijo que fue el primero en cruzarse con decenas de inmigrantes esparcidos en el Mar Mediterráneo debido a la tragedia del hundimiento de su embarcación, cuando acudió a pescar al despuntar el día. Algunos no tuvieron fuerza para agarrar el salvavidas que le fue arrojado y le dijeron que durante tres horas lucharon para mantenerse con vida.

"Parecía la escena de una película, algo que uno espera nunca ver'', indicó Fiorino quien alertó a la Guardia Costera italiana y otras embarcaciones cuando se topó con los desesperados inmigrantes poco antes de las 7 de la mañana de ayer. Junto con sus amigos rescató a 47 personas en su embarcación de 10 metros de eslora.

Lampedusa, una diminuta isla situada a 113 kilómetros de Túnez y más cercana a la costa de Africa que a Italia, ha sido un punto de entrada de los inmigrantes irregulares. Hoy, embarcaciones de la Guardia Costera italiana con buceadores partieron de Lampedusa en busca de más cadáveres, pero una mar picada dificultó sus labores.

La magnitud de la tragedia de Lampedusa -con 111 cadáveres recuperados, 155 personas rescatadas y unas 250 desaparecidas, según las autoridades- desató una ola de dolor. Las autoridades italianas exigieron una política europea amplia sobre inmigración para atender a las decenas de miles de inmigrantes que huyen de la pobreza y la violencia en Africa y el Medio Oriente.

El papa Francisco dijo que era "un día de lágrimas'' y denunció el "salvaje'' sistema que obliga a las personas a dejar sus casas en busca de una vida mejor sin importarles si en el proceso mueren.

La embarcación de 20 metros de eslora llevaba inmigrantes de Eritrea, Ghana y Somalia, según el servicio de guardacostas. Comenzó a hacer agua y luego se incendió cerca del puerto de Lampedusa, dijeron las autoridades. El fuego sembró el pánico entre los ocupantes de la embarcación, que se agolparon en un costado haciendo que volcara, y cientos de hombres, mujeres y niños, muchos de los cuales no sabían nadar, fueron arrojados al mar.

"Los inmigrantes nos dijeron que eran unos 500'', indicó a los reporteros Verónica Lentini, funcionaria de la Organización Internacional para los Inmigrantes. ``La embarcación volcó y cayeron al agua, pero muchos de ellos quedaron atrapados dentro del barco''.

Entre los 155 supervivientes de la barcaza que naufragó ayer frente a la isla de Lampedusa hay 40 menores de nacionalidad eritrea y, menos uno, todos viajaban solos, informó el portavoz de la organización Save the Children Italia, Filippo Ungaro.

"Están traumatizados, asustados y muy preocupados" declaró Ungaro, quien explicó que la situación en el centro de acogida de Lampedusa es "caótica" y que los menores, cuyas edades oscilan entre los 11 y 17 años, necesitan atención psicológica.

Ungaro dijo que ya había podido hablar con algunos de los menores que están siendo identificados por las autoridades y aseguró que su mayor preocupación es "el futuro que les espera".

La legislación italiana establece que estos afectados -al tratarse de menores- deben ser acogidos en todos los centros del país habilitados para estos casos. Pese a esta obligación de asistencia se da la circunstancia de que en Italia no existen bases de datos donde estos menores queden registrados de forma precisa.

"Al no existir en Italia registro para estas personas muchas de ellas pueden quedarse sin asistencia", advirtió Ungaro. El responsable de la ONG criticó también la llamada ley Bossi-Fini, que impide a los inmigrantes mayores de 18 años llegados de manera ilegal obtener el permiso de residencia en el caso de no tener formación educativa o no disponer de un trabajo.

Este sería el caso de los 40 inmigrantes menores llegados a las costas italianas que podrían verse afectados por esta medida en los próximos años y les dejarían en situación ilegal dentro de las fronteras de Italia.