• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Protestas se extienden mientras occidente trata de mitigar el impacto

El propio jeque Hasan Nasrala, líder del partido chiíta Hezbollah y considerado uno de los líderes más influyentes del islam, advirtió a Washington que si la película finalmente se divulga en toda su extensión "habrá repercusiones peligrosas en todo el mundo"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las protestas contra un vídeo sobre la vida del profeta Mahoma considerado ofensivo por los musulmanes volvieron a extenderse este lunes por el mundo islámico, casi una semana después de que su divulgación en internet desatara violentas manifestaciones en Egipto, Libia y Yemen.

Los incidentes más graves sucedieron en Afganistán y Pakistán, estado este último donde al menos una persona murió y varias más resultaron heridas por disparos la Policía en el localidad de Warai, en el noroeste del país.

Karachi, capital económica del país, volvió a ser escenario de violentas protestas, que al caer la noche devinieron en el incendio de cuatro vehículos policiales, un autobús y una gasolinera en la zona de Numaish Churangui.

Igualmente multitudinarias fueron las manifestaciones en Kabul, donde miles de indignados musulmanes salieron a las calles para arremeter contra EE UU y denunciar lo que consideran una cruzada occidental contra el Islam.

Según explicó a Efe el jefe de la policía en la capital afgana, Mohamad Ayub Salangui, en torno a medio millar de agentes resultaron heridos cuando un grupo de manifestantes se abalanzó y disparó contra las fuerzas de orden en la carretera que conduce a la localidad de Jalalabad.

En Indonesia, agentes antidisturbios dispersaron con cañones de agua y gas lacrimógeno a centenares de personas concentradas ante la Embajada de EE UU en Yakarta, después de que se sumaran a la protestas dos importantes organizaciones radicales.

De acuerdo con la televisión estatal, al menos un agente del orden resultó herido a causa del impacto de una piedra y otros objetos lanzados por los manifestantes.

En la India, el grupo separatista musulmán Khawateen Markaz se manifestó en Srinagar, capital estival de Jammu y Cachemira, en una protesta en la que se quemó una pancarta con la bandera estadounidense.

Más pacífica fue la protesta en el Líbano, donde el propio jeque Hasan Nasrala, líder del partido chiíta Hezbollah -en el gobierno- salió por sorpresa de su refugio para unirse durante una media hora a la marcha que recorrió el barrio de Dahia al grito de "muerte a EE UU" "Todos nuestros males viene de EE UU".

El clérigo, considerado uno de los líderes más influyentes del islam chií, aprovecho su inusual aparición en la calle para advertir a Washington que si la película finalmente se divulga en toda su extensión "habrá repercusiones peligrosas en todo el mundo".

Rodeado por un grupo de guardaespaldas y vitoreado por los miles de libaneses armados con banderas amarillas que inundaron el bastión del grupo en el sur de Beirut, Nasrala insistió en que "nuestra furia no va a ser pasajera, es el nacimiento de un movimiento que debe continuar en toda la umma (nación musulmana)".

En Azerbaiyán, al menos 30 personas fueron detenidos cuando la Policia cargó contra un grupo de manifestantes que se había concentrado frente a la embajada de Estados Unidos en Bakú sin el permiso de las autoridades.

Mientras la ira en el mundo musulmán crece, en occidente los líderes tratan de contener una marea de indignación que ha desatado todas las alarmas.

La canciller alemana, Angela Merkel, expresó este lunes su deseo de que no se exhiba en su país el vídeo que ridiculiza a Mahoma y defendió la necesidad de proteger las legaciones diplomáticas, aunque no de reducir su actividad.

Su recomendación fue desoída por el partido ultraderechista "Pro Deutschland", que pocas horas después colgó los 14 minutos de la polémica en su página web, aunque una hora después el acceso quedó bloqueado, al parecer por el propio grupo.

Pro Deutschland, partido nacionalista, minoritario, islamófobo y contrario a la construcción de mezquitas en Alemania, anunció, asimismo, su propósito de exhibir el vídeo en su integridad en Berlín, el próximo noviembre, lo que ha desatado la alarma de la policía.

El pasado sábado, la empresa Google decidió dejar en internet el polémico vídeo considerado blasfemo por los musulmanes, pese a una solicitud de la Casa Blanca de retirarlo de YouTube, aunque lo ha bloqueado en países como la India, Indonesia, Libia o Egipto, por órdenes judiciales o de sus gobiernos.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, volvió a insistir, por su parte, en que la seguridad de las legaciones es aún prioritaria, y así se lo hizo saber en un comunicado a los embajadores de su país.

La prioridad del presidente "es trabajar con su equipo para obtener más información" de los disturbios y protestas contra objetivos estadounidenses en varios países árabes "y asegurarse de que los diplomáticos en el extranjero están a salvo", sostuvo Jen Psaki, portavoz de la campaña por la reelección.

Una tarea ardua ya que, a las protestas en la calle se han unido voces como la de Irán, que exigen a los países musulmanes que procesen a quien esté detrás de la cinta.