• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Prorrusos asaltan sede del Ministerio del Interior en Górlovka

Según informan medios locales, junto al edificio se han oído disparos, al parecer efectuados por los policías que se encontraban en su interior, y que dispararon contra los asaltantes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Activistas prorrusos asaltaron hoy la sede del Ministerio del Interior en Górlovka, ciudad de la región de Donetsk donde se mantiene un pulso contra el Gobierno ucraniano.

Según informan medios locales, junto al edificio se han oído disparos, al parecer efectuados por los policías que se encontraban en su interior, y que dispararon contra los asaltantes.

Por el momento, no se ha informado de heridos en los enfrentamientos.

Mientras, un grupo de policías se ha atrincherado en el interior del edificio a la espera de refuerzos en la ciudad situada a unos 40 kilómetros de la capital regional.

"¡Corredor! ¡corredor!¡corredor!", gritaron los asaltantes prorrusos dirigiéndose a los policías para que abandonen el inmueble a través de un corredor humano.

Entre otras cosas, los asaltantes demandan el relevo del jefe de la policía local para que las fuerzas del orden dejen de obedecer a sus superiores en la capital.

Antes, los prorrusos retiraron la bandera ucraniana y la sustituyeron por la tricolor rusa al grito de "la policía con el pueblo".

El plazo del ultimátum lanzado el domingo a los prorrusos por el presidente interino de Ucrania, Alexandr Turchínov, para que depongan las armas y abandonen los edificios públicos que mantienen ocupados en el sureste venció hoy a las 09.00 hora local (06.00 GMT).

Turchínov, quien anunció anoche que empleará el Ejército para restaurar el orden, firmó un decreto que garantiza que no se perseguirá judicialmente a quienes acaten el ultimátum en caso de que no hayan herido o matado a otros ciudadanos.

Rusia reaccionó al ultimátum del Gobierno de Kiev con una declaración de su cancillería que tachó de "criminal" la decisión de Turchínov de utilizar el Ejército para aplastar "manifestaciones pacíficas".