• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Procesan a periodista argentino por no revelar fuentes en caso narcotráfico

Germán Sasso / La Brujula 24

Germán Sasso / La Brujula 24

El viernes pasado Germán Sasso se negó a declarar en la causa judicial que investiga Ulpiano Martínez para proteger sus fuentes de información

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un juez argentino procesó hoy al periodista Germán Sasso, director de un medio de comunicación de la localidad bonaerense de Bahía Blanca, por no querer revelar sus fuentes en un caso que involucra a un mediático empresario del país suramericano con el narcotráfico.

El empresario es Juan Suris, a quien en distintas grabaciones publicadas en La Brujula 24, nombre del medio de comunicación de Sasso, se le escucha "hablando con policías y otros contactos relacionados con las altas esferas del poder", según publica el sitio de noticias Infobae.

El juez federal Santiago Ulpiano Martínez procesó al periodista por encubrimiento agravado por publicar dichas escuchas en las que también aparece involucrado Leonardo Fariñas, otro mediático empresario argentino.

Según el magistrado, la recepción de tan trascendente elemento probatorio no pudo producirse ignorando su origen ilícito aunque el juez aclara "que no está identificado el funcionario judicial" que filtró el material a la prensa.

El pasado viernes Sasso se negó a declarar en la causa judicial que investiga Ulpiano Martínez para proteger sus fuentes de información.

"(El magistrado) entiende que yo cometí el delito de encubrimiento por encubrir una fuente de información. Es una locura sin sustento legal ni sentido común", señaló el periodista en declaraciones a Infobae.

"Nosotros solamente contamos cosas que había en la causa judicial. Hay escuchas de Suris hablando de personajes de la política, teniendo comunicaciones con policías corruptos. La Justicia nunca las usó para ir a detener a los policías, pero sí vinieron a matar al mensajero", añadió Sasso.

Según el juez, "las escuchas difundidas sólo estaban en poder de tres estamentos: la Delegación de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas de Bahía Blanca, la Dirección de Observaciones Judiciales de la Secretaría de Inteligencia y el Juzgado Federal Nº 1 de Bahía Blanca".