• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Presentan demanda por "Happy Birthday"

La demanda de acción colectiva señala que Warner/Chappell afirma el derecho exclusivo sobre la canción basada en los arreglos de piano publicados en 1935 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una productora que realiza un documental sobre la canción de feliz cumpleaños "Happy Birthday to You" apelará los derechos de autor que pesan sobre la famosa pieza.

Good Morning To You Productions Corp., que trabaja en una película cuyo título tentativo es "Happy Birthday", argumentó en una demanda presentada el jueves que la canción debería "ser del dominio público". La empresa pide una compensación económica y la restitución de más de $5 millones en costos por cesión de derechos que ha cobrado Warner/Chappell Music Inc. a miles de personas y grupos que los han pagado.

"Más de 120 años después de que la melodía para la letra sencilla de Happy Birthday to You se publicó por primera vez, la acusada Warner/Chappell descarada, incorrecta e ilegalmente insiste que es la titular de los derechos de reproducción de Happy Birthday to You", dice la demanda.

Warner/Chappell, con sede en Los Angeles, afirma tener el derecho exclusivo de reproducción y licencia de "Happy Birthday to You", que según Guinness World Records es la canción más famosa de habla inglesa. La empresa, entre cuyos artistas destacan Aretha Franklin, Barry Gibb, Rob Zombie, Madonna y Michael Jackson, no respondió de inmediato a las llamadas que se le hicieron para conocer su opinión el jueves.

Good Morning To You Productions afirma evidencias que datan de 1893 demuestran que los derechos de autor de la canción vencieron cerca de 1921. La empresa afirma que los derechos de autor previos para la melodía de la canción similar "Good Morning to All", establecidos en 1893, 1896, 1899 y 1907, han expirado o se ha renunciado a ellos.

La demanda de acción colectiva señala que Warner/Chappell afirma el derecho exclusivo sobre la canción basada en los arreglos de piano publicados en 1935, pero que el derecho de autor aplica al arreglo para piano y no a la melodía o a la letra.

La compañía productora presentó la demanda después de pagar una licencia de $1,500 a Warner/Chappell y de firmar un acuerdo para usar la canción en una escena, de lo contrario debía pagar una indemnización de $150,000.