• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Potencias occidentales extienden cierre de embajadas en Yemen

Bélgica decidió reforzar la presencia policial y los controles en determinados lugares del país

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Francia, Reino Unido y Alemania extendieron  el cierre de sus embajadas en Yemen luego de una advertencia de Estados Unidos sobre un posible ataque extremista en la región, mientras el país árabe dijo que estaba incrementando la seguridad en puertos y terminales aéreas.

Noruega decidió cerrar su embajada en Riyad, la capital de Arabia Saudita. El país también elevó el nivel de alerta en otras embajadas en el Medio Oriente.

Bélgica –por su parte- decidió reforzar la presencia policial y los controles en determinados lugares del país.

El gobierno de Alemania envió instrucciones a sus embajadas en el mundo árabe, específicamente Siria, Irak, Libia y Egipto, para que extremen las precauciones. La embajada de Saná es la única, hasta el momento, que ha sido temporalmente cerrada, indicaron fuentes del departamento de Asuntos Exteriores de Alemania, luego de una reunión de crisis mantenida ayer para examinar la situación.

El Departamento de Estado de Estados Unidos dijo el fin de semana pasado que 19 sedes diplomáticas de ese país en Oriente Medio y África del Norte permanecerían cerradas por cuestiones preventivas. Inicialmente, se habían cerrado sólo por el domingo pasado, pero ayer se confirmó que la medida se prolongará hasta el 10 de agosto.

Reino Unidos, que la semana pasada había dicho que cerraría su embajada en Yemen el 4 y 5 de agosto, informó que la misión permanecerá cerrada hasta el jueves próximo al igual que Francia.

La seguridad en Yemen es una preocupación a nivel global, dado que el país alberga una de las alas más activas de Al Qaeda y comparte una extensa frontera con Arabia Saudita, aliado de Estados Unidos y principal exportador de petróleo del mundo.

El ministro del Interior de Yemen dijo que había ordenado a sus funcionarios incrementar la seguridad en puertos y terminales aéreas, yacimientos petroleros y tendidos de electricidad, en el marco de los feriados por las celebraciones de Eid (celebración por el fin del ayuno). También instó a inspecciones más estrictas en los ingresos a las ciudades para prevenir el tráfico de armas.

El 11 de septiembre de 2012, un ataque causó la muerte del embajador de Estados Unidos en Libia y de otros tres estadounidenses en la ciudad de Bengasi.

El senador republicano de Estados Unidos, Lindsey Gram, dijo que las recientes medidas en torno al cierre de embajadas mostraban que la administración del presidente Barack Obama había aprendido la lección de Bengasi.


El “número dos”, un yemení

Ayman al Zawahiri, el egipcio que dirige Al Qaeda desde que Osama bin Laden fue liquidado, ha nombrado un número dos de la organización terrorista: el yemení Naser al Wahishi, apodado Abu Basir, que hasta ahora era el jefe de Al Qaeda en la Península Arábiga, indican fuentes conocedoras de la lucha antiterrorista. Escribe Ignacio Cembrero, de El País: “Tras haber sido durante años secretario particular de Bin Laden, huyó a Irán en 2001, cuando Estados Unidos intervino militarmente en Afganistán. Fue encarcelado allí. A los pocos meses las autoridades iraníes le entregaron a Yemen e ingresó a prisión. Logró escaparse en 2006”.

Y ahora la idea del grupo terrorista es decir imponer la primacía del clero sobre lo político, lo que genera que las dos grandes corrientes del Islam sigan en tensión: los sunies y chiíes.