• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Portugal afrontará en 2014 su quinto año consecutivo de ajuste presupuestario

Una vez más, el documento fue aprobado en un ambiente de sobriedad en el interior de la Cámara, donde ni siquiera se aplaudió el resultado de la votación -como históricamente es tradición-, mientras en el exterior cientos de personas protestaban contra la austeridad y reclamaban elecciones anticipadas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La mayoría absoluta con la que cuentan los conservadores en el Parlamento portugués dio luz verde a los Presupuestos de 2014, marcados por quinto año consecutivo por la adopción de ajustes para reducir el gasto público.

Una vez más, el documento fue aprobado en un ambiente de sobriedad en el interior de la Cámara, donde ni siquiera se aplaudió el resultado de la votación -como históricamente es tradición-, mientras en el exterior cientos de personas protestaban contra la austeridad y reclamaban elecciones anticipadas.

Los Presupuestos para 2014 todavía deben ser sancionados por el jefe de Estado -quien tiene la potestad de enviarlos al Tribunal Constitucional si duda de su legalidad, como hizo el año pasado-, y entre sus principales medidas se encuentra la de recortar los sueldos y pensiones de los trabajadores públicos.

Concretamente, incluyen una reducción de entre el 2,5 % y el 12 % de los salarios y contribuciones superiores a 600 euros al mes que afectará a todos los funcionarios, pero también a quienes reciben subsidios de jubilación, invalidez o viudedad.

El texto consagra, además, el incremento de la presión fiscal ya recogido en los Presupuestos de 2013, que se centró sobre todo en el rendimiento de los trabajadores.

Los ajustes fueron acordados con la UE y el Fondo Monetario Internacional, organismos que concedieron el rescate a Portugal en mayo de 2011 y que desde entonces supervisan sus políticas y cuentas públicas trimestralmente.

La ministra de Finanzas, Maria Luís Albuquerque, defendió el contenido del texto elaborado por el Ejecutivo por considerar que cumple "con la exigencia del presente momento, se ajusta a las restricciones financieras y asume los compromisos adquiridos por el país hasta alcanzar el pleno acceso a los mercados".

Albuquerque reiteró que, debido al "esfuerzo" realizado por los ciudadanos durante los últimos años, no es ahora "el momento de desistir", cuando sólo faltan siete meses para que Portugal cierre su programa de asistencia financiera.

Para lograrlo y no necesitar un segundo rescate, el país debe volver a conseguir financiación a través de emisiones de deuda a largo plazo y colocar sus títulos a cambio de intereses sostenibles.

Precisamente con el fin de recuperar la confianza de los inversores, los conservadores lusos han aplicado prácticamente a rajatabla las medidas acordadas con la troika y han insistido en la necesidad de mantener las políticas de austeridad en los próximos años para garantizar un Estado más sostenible a nivel financiero.

Desde la oposición, el líder del Partido Socialista, António José Seguro, censuró duramente los Presupuestos por estar "marcados por el empobrecimiento y la desigualdad social", además de lamentar el "ataque del Gobierno sobre todo lo que es público".

Los comunistas lusos, por su parte, incidieron en el "suspenso" de las medidas de austeridad en Portugal, sumido en la recesión por tercer ejercicio consecutivo en 2013, y los marxistas del Bloque de Izquierda recordaron que el país "falló todas sus metas" desde la llegada de la troika de acreedores internacionales.

La aprobación de los Presupuestos fue contestada por el principal sindicato del país, la CGTP, que convocó varias protestas durante la jornada y cuyos militantes llegaron a ocupar en una acción sincronizada las sedes de los ministerios de Finanzas, Economía, Sanidad y Medio Ambiente.

En declaraciones a Efe, el secretario general de la organización, Arménio Carlos, reclamó la dimisión del Gobierno del primer ministro, Pedro Passos Coelho, y anunció nuevas movilizaciones para diciembre.

"Estas medidas destruyen la economía, prolongan la recesión y aumentan el desempleo. Ya tenemos cerca de millón y medio de personas sin trabajo, y el 55 % no cuenta con ningún tipo de protección social", aseveró.

El líder de la CGTP consideró, asimismo, que el actual Ejecutivo no reúne las condiciones para continuar en el poder debido a la pérdida de confianza que reflejan las encuestas y el resultado de las elecciones municipales celebradas en septiembre.