• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Polonia paga indemnización a dos víctimas de las cárceles secretas de la CIA

La indemnización de más de 200.000 euros a dos presuntos terroristas que ganaron un juicio ante el Tribunal de Estrasburgo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Polonia ha pagado la indemnización de más de 200.000 euros a dos presuntos terroristas que ganaron un juicio ante el Tribunal de Estrasburgo por haber sido torturados en una prisión secreta de la CIA en suelo polaco.

"En el caso de una de las personas, el importe ha sido transferido a una cuenta bancaria designada por sus abogados", confirmó a la prensa el portavoz del ministerio polaco de Exteriores, Marcin Wojciechowski.

"En el caso de la segunda persona, que es objeto de sanciones internacionales, hemos notificado al tribunal la apertura de un depósito especial al que se han transferido los fondos hasta que esta persona sea capaz de usarlos", añadió.

El Gobierno polaco recurrió inicialmente la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de 2014 que establecía las indemnizaciones, pero la apelación fue rechazada y se estableció la fecha del 16 de mayo, el pasado sábado, como límite para cumplir los pagos ordenados por la resolución judicial.

El pago fue efectuado en el último día del plazo, según ha confirmado el ministerio polaco de Exteriores.

En su resolución, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos concluyó que Polonia violó la Convención Europea de Derechos Humanos al permitir que la CIA encarcelara y torturara a dos presuntos terroristas, los saudíes Abd al-Rahim al-Nashiri y Abu Zubaydah, que fueron trasladados a Polonia en 2002.

Ambos están actualmente presos en Guantánamo; Al Nashiri, saudí de origen yemení, es el principal sospechoso de los ataques terroristas contra el buque estadounidense USS Cole (2000) y el petrolero francés MV Limburg (2002) en el golfo de Adén; mientras que Abu Zubaydah es considerado por las autoridades de EE UU uno de los líderes de Al Qaeda, que planificó los ataques del 11-S.

El Tribunal de Estrasburgo dijo haber confirmado "que el tratamiento al que la CIA sometió a los demandantes durante su detención en Polonia suponía tortura".

Aunque el veredicto reconoce que "probablemente" las autoridades polacas desconocían las prácticas de tortura en los centros de detención de la CIA, considera que deberían haber garantizado en su territorio la integridad física y el respeto a los derechos humanos de los detenidos.