• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Políticas de mano dura contra la inseguridad no funcionan

El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo indicó que a pesar de las mejoras sociales logradas en la última década, Latinoamérica sigue siendo la más desigual y la más insegura del mundo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La inseguridad ciudadana frena el desarrollo social y económico de Latinoamérica, según un estudio del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) que advierte de que las políticas de mano duro no funcionan y aboga por acuerdos nacionales, prevención y reformas institucionales para combatirla.

Una de las principales lecciones aprendidas en los últimos años es que las llamadas políticas de "mano dura" contra el crimen no han funcionado, dijo el PNUD con motivo de la presentación del Informe Regional de Desarrollo Humano (IDH) 2013-2014 "Seguridad Ciudadana con rostro humano: diagnóstico y propuestas para América Latina".

Capitaneados por la administradora general del PNUD, Helen Clark, y su director para América Latina, Heraldo Muñoz, los responsables del estudio advirtieron de que a pesar de las mejoras sociales logradas en la última década, la región sigue siendo la más desigual y la más insegura del mundo, con más de cien mil asesinatos por año.

"La seguridad ciudadana es un tema delicado que preocupa a los políticos y repercute al calor de las campañas electorales. Es un tema crucial para varias regiones, incluso en América Latina, porque sin paz no puede haber desarrollo, y sin desarrollo no puede haber una paz duradera", dijo Clark al presentar el estudio.

Si bien la tasa de homicidios se ha estabilizado e incluso ha disminuido en algunos países, sigue siendo "epidémica" en 11 países, con más de 10 asesinatos por cada 100,000 habitantes, mientras que en todos los países analizados, la percepción de seguridad se ha deteriorado y el robo se ha triplicado en los últimos 25 años.

El Informe Regional de Desarrollo Humano recomienda políticas orientadas a la mejora de la calidad de vida de la población, con prevención del delito y la violencia por medio de un crecimiento incluyente, instituciones de seguridad y justicia eficaces, además de medidas para estimular la convivencia social.

En este sentido, los autores del informe, encabezados por el académico Rafael Fernández de Castro, advirtieron de que para una reducción "duradera" y efectiva de los niveles de inseguridad en América Latina no basta solo con el establecimiento de medidas de control del delito.

Así, el director del PNUD para América Latina, Heraldo Muñoz, reconoció este martes que no hay una "solución mágica" para la inseguridad ciudadana en la región, pero subrayó que aunque se trata de un problema grave, sí tiene "remedio" y requiere de "visión y voluntad política" a largo plazo de todos.

"En cada país se necesita un Acuerdo Nacional por la Seguridad Ciudadana en el que participen desde los Gobiernos y los partidos políticos a la sociedad civil, de modo que la seguridad no se vea politizada y se transforme en una política de Estado", añadió Muñoz, de nacionalidad chilena.