• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

La Policía italiana detiene a 95 miembros de la mafia siciliana

La operación logró desmantelar los clanes que controlaban las zonas de Resuttana y San Lorenzo, además de haberse incautado de varios millones de euros

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un total de 95 presuntos miembros de Cosa Nostra fueron detenidos hoy en Palermo, capital de la isla italiana de Sicilia, acusados de haber extorsionado durante años a empresarios sicilianos.

La operación, en la que han participado efectivos de los Carabineros, Policía y Guardia de Finanzas, logró desmantelar los clanes que controlaban las zonas de Resuttana y San Lorenzo, además de haberse incautado de varios millones de euros, informaron fuentes policiales.

Según los medios italianos, durante las investigaciones se ha conseguido incluso aclarar un asesinato ocurrido hace más de cien años, el del policía ítalo-estadounidense Joe Pretrosino, que murió en Palermo en 1909.

Sobre los detenidos pesan las acusaciones de asociación mafiosa y extorsión.

Según las investigaciones, durante años los detenidos "sometieron a empresas, ediles y actividades comerciales de Sicilia a una sofocante presión que condicionó la economía local de manera ilegal", se lee en la nota.

Entre los detenidos se encuentra, según los medios, Girolamo Biondino, hermano de quien fue chófer de uno de los jefes de Cosa Nostra, Totò Riina, y que acababa de salir de la cárcel.

Según los investigadores, Biondino, que acababa de cumplir su condena por asociación mafiosa, había vuelto a tomar las riendas del clan mafioso, pero llevaba una vida tranquila de jubilado.

Sobre el crimen de 1909 aclarado con estas detenciones, los medios italianos dicen que en una de las escuchas practicadas uno de los mafiosos confesaba que el tío de su padre, Paolo Palazzotto, asesinó al primer policía en Palermo, Joe Petrosino, tras cumplir la orden de Cascio Ferro.

Paolo Palazzotto y Cascio Ferro fueron arrestados por el homicidio de Pretosino, el teniente de policía enviado desde Nueva York para investigar los vínculos entre la mafia estadounidense y la italiana y asesinado doce días después de su llegada a Palermo, pero finalmente quedaron absueltos por falta de pruebas.