• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Policía egipcia retuvo a periodista brasileño por siete horas

Seguidores de Mursi marcharon este viernes | Reuters

Seguidores de Mursi marcharon este viernes | Reuters

El periodista brasileño Hugo Bachega, colaborador del diario carioca O Globo en El Cairo, permaneció siete horas detenido en Egipto el sábado luego de que el Ejército lo arrestara cuando cubría las manifestaciones contra el Gobierno, informó el matutino de Río de Janeiro

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Bachega fue detenido cuando abandonaba la Plaza Ramsés de El Cairo, uno de los locales en que se concentran los manifestantes, acusado de ejercer ilegalmente el periodismo en Egipto, según la información suministrada por O Globo. El comunicador fue retirado del taxi en que salía de la Plaza Ramsés en un retén policial y conducido a un puesto militar, en donde fue liberado siete horas después aunque su cámara fotográfica quedó decomisada.

De acuerdo con O Globo, la Cancillería llegó a informar a la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, sobre la situación del informador, y la mandataria solicitó que el Ministerio de Exteriores interviniera ante las autoridades egipcias para solicitar la liberación. Bachega, excorresponsal de la agencia de noticias Reuters, se estableció este año en Egipto para aprender árabe y gestionaba la autorización para poder ejercer como periodista, aunque ya lo hacía como colaborador para medios como O Globo y Radio France 2.

"Los militares me detuvieron al ver la cámara pero me trataron bien", afirmó el periodista en sus declaraciones a O Globo. La retención se produjo en medio de la crisis política de Egipto por los enfrentamientos entre el Ejército y militantes de la Hermandad Musulmana y simpatizantes del depuesto presidente Mohamed Mursi.

La tensión en Egipto se agravó desde el miércoles, cuando las fuerzas de seguridad desmantelaron dos campamentos de islamistas en El Cairo. La represión policial contra los islamistas de ese día y los posteriores disturbios que estallaron en todo el país se cobraron la vida de cerca de 600 personas.

La situación ha dificultado el trabajo de la prensa y, según O Globo, un corresponsal internacional fue detenido el sábado y otros dos agredidos por manifestantes. El periodista Patrick Kingsley, corresponsal del diario inglés The Guardian, igualmente fue detenido y liberado algunas horas después, en tanto que dos informadores de The Wall Street Journal y The Independent fueron atacados por un grupo de manifestantes cuando trabajaban en las afueras de una mezquita.

El fotógrafo Joel Silva del diario Folha de Sao Paulo sufrió una ligera herida luego de que una bala le raspara la cabeza el viernes cuando cubría protestas en El Cairo.