• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Policía colombiana denuncia nexos de las FARC con carteles mexicanos

El director general de la Policía Nacional de Colombia, José Roberto León Riaño, explicó que se está investigando si desertores de las FARC han viajado a Bolivia para ofrecer instrucción paramilitar a los narcotraficantes, según publicó este jueves el diario El Deber de ese país

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) tienen "contactos muy fuertes" con los carteles mexicanos de drogas, especialmente el cartel de Sinaloa, dijo hoy a Efe el director general de la Policía Nacional de Colombia, José Roberto León Riaño.

Según el jefe policial, esa información procede de los computadores incautados en operaciones militares contra la guerrilla.

"Hemos encontrado información que permite, por ejemplo, establecer nexos y contactos muy fuertes entre las FARC y organizaciones de narcotráfico como los carteles mexicanos de drogas, especialmente el cartel de Sinaloa", indicó León Riaño en una entrevista a Efe en Santiago de Chile.

El jefe policial no ahondó en qué tipo de vínculos tienen estas organizaciones.

El año pasado, el diario colombiano El Tiempo señaló que el contacto con el cartel mexicano de Sinaloa es el frente 15 de las FARC, conocido por su poderío narcotraficante, ya que maneja 30 toneladas de cocaína al año.

Además, León Riaño explicó que se está investigando si desertores de las FARC han viajado a Bolivia para ofrecer instrucción paramilitar a los narcotraficantes, según publicó este jueves el diario El Deber de ese país.

La policía boliviana detuvo el pasado fin de semana a dos colombianos supuestamente relacionados con esos hechos a petición de productores legales de hoja de coca preocupados por esas posibles actividades ilícitas.

"En este momento estamos haciendo esos contactos para confirmar esa información, pero no es descartable que las FARC estén en este tipo de contactos y en estos enlaces internacionales", indicó el alto mando colombiano.

En tanto, León Riaño afirmó que las FARC entrenaron en Chile a grupos radicales mapuches hace entre tres y cuatro años.

Esos contactos fueron gestionados por el entonces jefe de las FARC "Raúl Reyes", fallecido en 2008 en un bombardeo a un campamento de la guerrilla en territorio ecuatoriano, según información extraída de los ordenadores incautados al grupo rebelde.

Los mapuches son la principal etnia indígena de Chile y se concentran en la sureña región de La Araucanía, donde algunos grupos se enfrentan a empresas agrícolas y forestales por la propiedad de tierras que consideran ancestrales.

Por otra parte, el jefe de la Policía Nacional de Colombia aseguró que hasta el momento no se han detectado flujos de droga significativos entre ese país y Chile.

"En este momento no hay una evidencia real, pero es algo que no se puede descartar", apuntó.

León Riaño se encuentra en Chile para participar en las actividades por el 86 aniversario de Carabineros, institución con la que firmó un acuerdo de cooperación para facilitar, entre otros aspectos, el intercambio de información y de experiencias en materia policial.

Respecto a la situación operativa de las FARC, el jefe policial sostuvo que la guerrilla aún tiene "capacidad de acción terrorista", pero aseguró que ésta "ha disminuido respecto a épocas anteriores".

Precisamente la Policía Nacional detuvo hoy a 17 supuestos miembros del grupo rebelde que planeaban el robo de un helicóptero de fondos de las Fuerzas Militares en Santander de Quilichao, en el conflictivo departamento del Cauca (suroeste).

Estas operaciones se dan en medio del diálogo de paz que las FARC y el Gobierno desarrollan en La Habana.

Si finalmente se alcanza un acuerdo de paz, León Riaño aseguró que la Policía Nacional incrementará el número de sus efectivos, ya que experiencias previas en otros países indican que, cuando se pone fin a un conflicto, la criminalidad incluso aumenta.

"Hay personas que continúan delinquiendo, y para eso nos estamos preparando", adelantó el alto mando policial, que citó como ejemplos un plan de violencia comunitaria por cuadrantes y un programa integral de atención al ciudadano llamado Plan Corazón Verde.