• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Piden cárcel para acusados de vender marihuana a extranjeros en "coffeeshops"

Joven fumando marihuana / BBC Mundo

Joven fumando marihuana / BBC Mundo

La conocida como "Ley del Opio" legalizó en 1976 la venta del cannabis

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La fiscalía de Limburgo, en Holanda, pidió hoy que se condene a un mes de prisión condicional a siete trabajadores de tres "coffeeshops" de Maastricht sospechosos de haber vendido marihuana a personas no residentes en el país, informaron las autoridades en un comunicado.

Los condenados (tres propietarios de locales y cuatro empleados) se enfrentan también al cumplimiento de 150 horas de trabajos comunitarios y a multas de hasta 5.000 euros.

La venta de drogas blandas en establecimientos en Holanda, los conocidos como "coffeeshops", está limitada a los holandeses y los extranjeros residentes en el país desde enero de 2012, en algunos municipios, y desde el inicio del presente año en la totalidad del territorio.

La ley, que busca combatir el turismo de la droga y las consecuencias derivadas de él, como el lavado de dinero o las actividades delictivas, obliga a los "coffeeshops" a convertirse en clubes privados con un máximo de 2.000 socios, que deberán demostrar que son residentes legales en Holanda.

El no cumplimiento de estas normas puede derivar en el cierre del negocio.

Esta medida fue criticada en el momento de su introducción por dueños de varios "coffeeshops", al considerar que discriminaba a los extranjeros, así como por algunas autoridades municipales.

Según el sitio web de la fiscalía, desde la introducción de la normativa, "la amenaza (derivada del turismo de la droga) decreció sustancialmente, de acuerdo con varios informes".

La conocida como "Ley del Opio" legalizó en 1976 la venta del cannabis en los "coffeeshops" holandeses, de manera que se controlaba su circulación y se separaba de las drogas duras, como la cocaína o la heroína.

Con la medida introducida este año, Holanda endurece los requisitos para poder tomar drogas blandas y ha sido criticada por los propietarios de los "coffeeshops" y defensores de la libertad de consumo ante el temor de que empuje la droga a la calle.