• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Piden que Fernández declare como testigo

La presidenta argentina no escribía en Twitter desde el día en que fue internada por un cuadro de sigmoiditis | Foto AFP

Foto AFP

Los encargados de seguridad del fiscal, entre ellos el jefe de seguridad Rubén Benítez, están siendo investigados por los acusadores

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los restos del fiscal argentino Alberto Nisman fueron velados ayer, 11 días después de su muerte. Diego Lagomarsino, experto en informática y quien fue acusado de entregarle el arma, contó a la prensa, visiblemente nervioso, que Nisman se la pidió y le dijo que no la usaría pero que ya no confiaba ni en sus custodios. La transferencia de un arma de fuego sin el permiso específico se pena en Argentina con entre uno y seis años de prisión.

Lagomarsino, la última persona que vio vivo a Nisman, tiene prohibida la salida del país. El imputado lamentó haberle dado el arma y explicó que lo hizo porque le insistió en que sus hijas no se sentían seguras con él.

El abogado del imputado, Maximiliano Rusconi, quiere que la presidente de Argentina, Cristina Fernández, declare como testigo en el caso, luego de que insinuara que su cliente era sospechoso.

El policía Rubén Benítez, jefe de seguridad de Nisman, es el tercer suspendido de la policía por el caso. Los otros encargados de seguridad del fiscal están siendo investigados.

La fiscal Vivian Fein dijo que encontró fallas en el sistema de seguridad privada de la residencia del fiscal.