• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

El Pentágono reconoce muerte de cuatro civiles en ataque contra EI

Pentágono | Foto: AFP

Pentágono | Foto: AFP

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde la sede del Departamento de Defensa de Estados Unidos, se reconocipo que cuatro civiles, entres los que "probablemente" se encuentre un niño, murieron el pasado mes de marzo en un ataque aéreo estadounidense contra el grupo Estado Islámico en Irak. 

Luego de reunir las evidencias obtenidas durante la investigación, El Pentágono publicó esta viernes el resultado de la investigación junto a un comunicado en el que el Comando Central militar estadounidense asegura que "La preponderancia de las evidencias reunidas durante la investigación indican que el (ataque) aéreo resultó probablemente con la muerte de cuatro no combatientes”, agreganque que “uno de los no combatientes podría ser un niño”.

Es la segunda vez que el ejército estadounidense reconoce su responsabilidad en posibles muertes de civiles en un bombardeo. En mayo, el Pentágono reconoció que un ataque en noviembre de 2014 cerca de Harem en Siria, contra el grupo extremista Khorasan, mató a dos niños.

“Lamentamos esta pérdida sin intención de vida humana y pensamos en las familias afectadas”, declaró el viernes el general CQ Brown, comandante de las Fuerzas Aéreas estadounidenses en Medio Oriente, citado en un comunicado de la Centcom (fuerzas estadounidenses en Medio Oriente).

Un portavoz de la Centcom, el coronel Patrick Ryder, indicó a la prensa que el bombardeo, en un puesto de control en Hatra, se había realizado con un avión de ataque a tierra estadounidense de tipo A-10.

Según el comunicado de la Centcom, la investigación muestra que los ataques “fueron realizados de acuerdo” a las reglas actuales del ejercito estadounidense. “Nuestra meta es vencer” al grupo Estado Islámico, “una organización terrorista que se mezcla constantemente con la población, y hacemos todo lo que podemos para evitar” matar o herir a “no combatientes”, precisó.

Según informó Ryder, el ejercito estadounidense actualmente está investigando 26 otros casos y acusaciones sobre víctimas civiles.