• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

El Pentágono rechaza presupuesto para invertir en Guantánamo

Guantánamo / EFE

Guantánamo / EFE

Las instalaciones, construidas con vocación temporal ya hace una década, están deteriorándose, según explicó el general John Kelly

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Pentágono rechazó una solicitud de presupuesto militar de más de 195 millones de dólares destinado a la prisión de Guantánamo (Cuba), informó hoy un funcionario del Comando Sur de Estados Unidos.

Las instalaciones, construidas con vocación temporal ya hace una década, están deteriorándose, según explicó el general John Kelly, jefe del Comando Sur y supervisor de Guantánamo, quien pidió la partida presupuestaria para la prisión en pasado marzo.

Kelly pretendía reconstruir las estructuras asociadas con el complejo y su solicitud incluía 49 millones de dólares para reemplazar el sector del complejo donde se encuentra un pequeño número de detenidos "de alto valor", como Khalid Shaikh Mohamed, presunto autor intelectual de los atentados del 11-S.

El coronel Greg Julian, portavoz del Comando Sur, explicó hoy que la solicitud fue rechazada debido a la falta de apoyo del Congreso para utilizar fondos de contingencia en el extranjero, como es el caso del proyecto.

La petición del general Kelly incluía además 99 millones de dólares para construir dos nuevos cuarteles para los guardias, 12 millones de dólares para un nuevo comedor, y los 49 millones para reemplazar el conocido como Campamento Siete, donde están los "presos de alto valor".

Según explicaron fuentes militares al diario The New York Times, Kelly consideró que la sustitución de ciertas construcciones era más barata que su reparación.

En el caso del Campamento Siete, las estructuras están cediendo ya que se construyó sobre la cuenca fluvial de un pequeño arroyo estacional, añadieron las mismas fuentes.

Aún permanecen 166 detenidos en el penal de la base estadounidense, aunque llegó a tener más de 600.

La cárcel de Guantánamo se abrió en enero de 2002 por decisión del entonces presidente George W. Bush y en el marco de la "guerra global" contra el terrorismo, tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.

El presidente estadounidense, Barack Obama, ha expresado en numerosas ocasiones su deseo de cerrar la prisión, sin embargo los legisladores en el Congreso no apoyan su postura.