• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Pentágono estudia aislamiento preventivo de militares de misión contra ébola

Chuck Hagel, jefe del Pentágono en Estados Unidos / EFE

Chuck Hagel, secretario de Defensa de Estados Unidos / EFE

Los soldados del Ejército que fueron desplegados en África cumplen un período de control en Italia antes de regresar a Estados Unidos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Chuck Hagel, estudia la posibilidad de establecer un protocolo sanitario que incluya una cuarentena de 21 días para todos los militares que regresen de la misión para luchar contra el ébola en África Occidental, indicaron este martes fuentes militares.

El Estado Mayor conjunto, que reúne a los jefes de las principales ramas de las Fuerzas Armadas, recomendó a Hagel que considere la posibilidad de establecer un programa de 21 de días de "control y seguimiento supervisado" para todos los soldados que regresan de la misión contra el ébola en África Occidental. "El secretario recibió esa recomendación" indicó en rueda de prensa el portavoz del Departamento de Defensa, el contraalmirante John Kirby, quien señaló que Hagel "no ha tomado ninguna decisión".

El general estadounidense Darryl Williams y una decena de militares que participaron en la llamada "Operación Asistencia Unida" contra el ébola, se encuentran en "observación controlada" durante 21 días en la base militar de Vicenza, en Italia, tras acabar el pasado fin de semana su misión en Liberia.

La medida, a la que el Pentágono rehusó referirse como "cuarentena", fue tomada por el jefe del Estado Mayor del Ejército, el general Ray Odierno, quien ordenó que todos los militares de esa rama que participen en esa misión entren en observación preventiva durante el periodo en el que se desarrolla la enfermedad. Kirby aseguró que Hagel apoya la decisión tomada por el general Odierno, si bien subrayó que continúa evaluando si se hará extensible al resto de ramas de las Fuerzas Armadas.

El portavoz indicó que el Ejército actuó con "prudencia, precaución y un enfoque conservador" para ese grupo específico, por tratarse del primer grupo de personal militar que regresaba de Liberia. "Pero la ampliación a la totalidad de las Fuerzas Armadas y tomar una decisión sobre la política a seguir en todo el departamento es algo que Hagel quiere analizar seriamente", agregó.

En ese sentido, recordó que los militares que participan en la misión son ingenieros, expertos en logística y en otras materias que no van a tratar a pacientes de ébola, por lo que "no van a tener contacto directo con personas que tienen la enfermedad".

Las autoridades sanitarias civiles estadounidenses elaboraron una clasificación según el riesgo de haber contraído la enfermedad, por la que solo aquellos en "alto riesgo", como un trabajador de salud que se pinche con una aguja al atender a un enfermo de ébola, deberán ser aislados en sus casas. El resto seguirá un control rutinario diario en un centro médico local e informar además mediante llamada telefónica de su temperatura, pero podrán continuar con su vida cotidiana mientras no presenten síntomas como fiebre.

El general Williams, que ejerce como jefe de las fuerzas conjuntas de la "Operación de Asistencia Unida", transfirió el mando de la operación el sábado pasado al general Gary Volesky, comandante de la 101° División Aerotransportada, después de haber estado un mes en Liberia.