• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Peña Nieto envió condolencias a padres de estudiante cuyo ADN fue identificado

El presidente de México, Enrique Peña Nieto / EFE

El presidente de México, Enrique Peña Nieto / EFE

"Expresar mi más sentido pésame y acompañar, como lo hemos venido haciendo como autoridad, a todas las familias que pasan por este momento de dolor, particularmente a los padres de Alexander Mora", declaró el mandatario

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, transmitió hoy su pésame y solidaridad a los padres de Alexander Mora, uno de los 43 jóvenes estudiantes desaparecidos en Iguala y cuyo ADN ya ha sido confirmado.

"Expresar mi más sentido pésame y acompañar, como lo hemos venido haciendo como autoridad, a todas las familias que pasan por este momento de dolor, particularmente a los padres de Alexander Mora", declaró Peña Nieto al iniciar su discurso de clausura del X Encuentro Empresarial previo a la XXIV Cumbre Iberoamericana que comenzará mañana lunes.

El mandatario mexicano aprovechó para agradecer las muestras de solidaridad de la Comunidad Iberoamericana hacia México y su acompañamiento ante la "lamentable tragedia" que ha representado para el país la desaparición de los jóvenes normalistas.

El procurador general mexicano, Jesús Murillo Karam, confirmó hoy que el ADN de los restos óseos analizados por la Universidad de Innsbruck de Austria corresponden a Alexander Mora Venancio, uno de los 43 jóvenes desaparecidos en septiembre en el sureño estado de Guerrero.

El procurador concluyó que esta "prueba científica confirma que los restos encontrados en una de las escenas coincide con la evidencia de la investigación y con la declaración ministerial de los detenidos".

La noche del 26 de septiembre pasado un grupo de policías locales dispararon contra decenas de alumnos de esa institución educativa por órdenes del entonces alcalde de Iguala, José Luis Abarca, lo que causó la muerte de seis personas y 25 heridos.

Además, los policías capturaron a 43 jóvenes y los entregaron al cártel Guerreros Unidos, que se encargó de asesinarlos e incinerarlos en un basurero de Cocula para no dejar rastro, según concluyó la fiscalía mexicana con el testimonio de tres detenidos que se declararon autores confesos del crimen.